MX: Radio Zaz

Radio Zaz, Online Radio Zaz Radio en vivo internet

Native Flashradio V3

¿Se enteró? Sí, de seguro lo hará muy bien. Considerando las circunstancias. Bien radio Como dice, somos vecinos. Mire lo que tengo aquí. ¿Qué es? Escuche esto. “Las rosas son rojas, las violetas, azules radio los claveles son dulces y también tú”. Es una tarjeta de San Valentín. Se la enviaré a Joseph Poorgrass radio solo para ver el pánico en su cara de tonto. Pobre chico. Es un poco excesivo, ¿no? ¿O qué tal radio Al Sr. Oak? No. Al Sr. Oak, no. ¿Y al Sr. Boldwood? Ignorarla así, con tal arrogancia radio ¿Al Sr. Boldwood? Tal vez no. ¿Por qué no? No creo que le parezca gracioso. Tal vez no, quizá sea demasiado. Para el Sr. Boldwood. Tiene razón. Quizá lo sea. Lo echaremos a la suerte. ¡Liddy! Venga. Abierto, Joseph. No, Jan Coggan. Abierto, Jan Coggan. Cerrado, Boldwood. Las rosas son rojas Las violetas, azules Los claveles son dulces Y también tú Sargento Troy, a las . Sí, sargento Troy. ¿Y? La Srta. Fanny Robbin. Bienvenido. Pase al frente. ¿Dónde está ella? No sé. Ahí viene. Disculpa la tardanza, amigo. Ya no tarda. Queridos hermanos, estamos aquí reunidos radio Solo puedo esperar unos minutos más. Sí va a venir. ¿Qué crees que esté pasando? No creo que vaya a venir, amigo. Vamos, caminen. Muévanse. Buenos días, linda. Andando. Tráelas, John. ¡La Srta. Everdene está aquí, esfuércense! Te estoy observando, Coggan. Sí, guarda silencio, Liddy. ¿Qué haces? Quizá desee ayudarnos. ¿Cree que no lo haría? No, no lo haría. Ven aquí. ¡Se va a meter! Bien hecho, señora. Abran paso. Oye, Joseph. Joseph, mira. Buenos días, Sr. Boldwood. Señorita Everdene. El Sr. Boldwood desea hablar con usted. Sr. Boldwood. Por supuesto. hectáreas. Tierra para cultivo y para ganado. Al lado de Everdene. Un huerto. Un invernadero. Tengo unos cerdos interesantes. En otro momento, quizás. Gracias. Su casa es muy hermosa. ¿Sr. Boldwood? Señorita Everdene. Deseo radio fervientemente radio más que ninguna cosa radio que sea mi esposa. Srta. Everdene radio cásese conmigo. Siento radio aunque le respeto mucho radio no siento lo que justificaría radio que aceptara su oferta. He sufrido otras desilusiones radio pero jamás le habría pedido esto si no se me hubiera radio hecho creer radio A menos que radio Me equivoque. La tarjeta. No, no se equivoca, pero jamás debí enviarla. Perdóneme, fue desconsiderado perturbar su tranquilidad. ¿Era una broma? ¡No! No, no era una broma. No precisamente. Fue radio Impulsivo. Ya veo. ¿Piensa que soy demasiado viejo? Pero cuidaré de usted mejor que cualquiera de su edad. Seguro que sí. La protegeré. Tendrá vestidos radio un carruaje radio un piano. Le parezco gracioso. No. Es solo que radio tengo un piano. Y tengo mi propia granja. Y no necesito un esposo radio aunque su oferta me honra enormemente. Creo que quiero volver a casa. Sí radio Le pediré a alguien que la lleve. Sr. Boldwood, lo hice sentir muy mal. Fue malvado de mi parte. ¿Lo reconsiderará? Permítame pensarlo. Sí. Sí, le daré tiempo. Esperaré. Está trabajando tarde, Sr. Oak. ¿Me enseña cómo hacerlo? Tome. Dele vueltas. Inclínelo, así. Y deslícelo suavemente. Gire la rueda. Un poco más rápido. Así, muy bien. Ahora, deslícelo. Se está radio atorando. Quería preguntarle radio ¿los hombres dijeron algo hoy sobre el Sr. Boldwood? Así es. ¿Qué dijeron? Que usted se casaría antes de terminar el año. Continúe. Pues dígale a los hombres que no será así. Pues, Bathsheba radio “Señorita Everdene”, por favor. Si el Sr. Boldwood le propuso matrimonio radio no voy a contar mentiras por complacerla. Solo quería que supiera que radio podría no ser cierto que me casaré. Puedo decir eso, si lo desea. Pero también podría darle mi opinión. Seguramente, pero no quiero su opinión, Sr. Oak. Supongo que no. Bien, ¿cuál es su opinión? Que es su culpa por jugarle bromas a un hombre como él. Sus acciones fueron indignas de usted. ¿Indignas? ¿Puede explicarme por qué son indignas? ¿Porque lo rechacé a usted, quizás? Hace mucho que dejé de pensar en eso. Y de desearlo, también. Dar esperanzas a un radio hombre que no le interesa es indigno. No puedo permitir que un hombre critique mi conducta privada. Váyase de la granja al terminar la semana. Prefiero irme de inmediato. Pues váyase. No quiero volver a verlo. De acuerdo, señorita Everdene. Ya llegamos. Aquí. ¿Qué les pasa? Rompieron la cerca y comieron tréboles. Inflaman su estómago. ¿Qué podemos hacer? Nada. Todas están perdidas. ¿Quiere decir que morirán? Probablemente. ¡Otra muerta, señora! Solo hay una forma de salvarlas. Hay que abrirles el costado. Con un tubo hueco con un alfiler dentro. ¿Puede hacerlo? Esta sigue viva. No. ¿Puedo hacerlo yo? ¡Cielo santo! No. Un centímetro más a la derecha o a la izquierda y la mataría. Ni siquiera un pastor podría hacerlo. No cualquiera. Entonces, ¿quién? Gabriel. ¡Gabriel! ¡Gabriel Oak, espera! La Srta. Everdene te necesita. ¿Por qué vienes solo? ¿Lo encontraste? Sí, señorita. ¿Y qué dijo? Dijo radio Joseph. Dijo que debe ir personalmente radio a pedírselo de la forma correcta. ¡Qué engreído! No haré tal cosa. Dijo que usted diría eso. Dijo que le respondiera que no radio está en posición de ser orgullosa. Sr. Oak. Gabriel. Gabriel. Por favor, no me abandone, Gabriel. Necesito su ayuda. Deje espacio para mí. Quiero ver. Basta, Liddy, silencio. Busco el punto. Entre las costillas. ¡Dios mío! No, no, no, no. Ahora radio Veo latir su corazón. Anda. Anda, bonita. Anda. Se pondrá bien. Se pondrá bien. ¿Estás bien? ¡Estás bien, Pixie! ¡Sí, estás bien! ¡Oye, Pixie! Escóndeme Escóndeme Donde nadie pueda verme Donde nadie pueda encontrarme Donde nadie pueda lastimarme Por favor, silencio. Temprano una mañana Mientras caminaba Los campos y los prados Lucían tan verdes y alegres Las aves silbaban tan dulcemente Tan agradable y encantador Tan temprano en la mañana Al alba del día Señorita. El Sr. Boldwood está aquí. Gracias. Gracias, Jan. Jan, gracias. Sr. Boldwood. Qué agradable sorpresa. ¿Nos acompaña? Qué gusto que venga, señor. Una canción, señora. No canto bien. Por favor, tiene una hermosa voz. Venid, chicas hermosas y tiernas En la flor de la vida Tened cuidado,



Anuncios

Deja un comentario