99.1 La Paz

Online 99.1 La Paz Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Nos vemos luego. Adiós, Ben. ¿Ya empacaste para Portland? Sí, algo así. Me voy mañana a primera hora. ¿Por cuánto tiempo te vas? Mi tía dice que puedo quedarme el tiempo que quiera, así que Para que sepas nunca me sentí perdedora al estar con ustedes. Nos vemos pronto. Adiós. Aquí tiene los planos. Como verá, es una obra importante. Y van a construir un paseo rodeando todo el edificio. Fíjese en esto. Preste atención, fíjese bien. Ahora se detiene y continúa. Vive en su purgatorio privado. No digo que el nuevo centro sea el paraíso, pero ha llegado el momento de mostrar las cartas. Así, muy bien. Es triste, ya lo sé. Pero no se preocupen, estarán bien allí. Ya lo verán. Ah, aquí está Margaret. Vamos, esto no es nada. Eso tiradlo. ¡Dios mío! No puede ser. ¿Qué están haciendo? ¿Qué están haciendo? Se llevan mis cosas. Dios santo. ¿Qué es lo que han hecho con mi Biblia? Esos son mis libros. Devuélvamelos, por favor. Señora por favor. ¿Qué están haciendo? Enfermera Caitlin. Enfermera Caitlin. ¿Qué está pasando? ¿Dónde está Caitlin? Cálmese, por favor. No. ¡Pare! ¡Pare! Por favor, por favor. Se llevan mis cosas. Por favor, no se vayan. Rose, ¿qué está pasando? Mis diarios. Me ha quitado las llaves. Se llevan mis libros. Usted vuelva al camión. ¿Rose, qué le pasa? Esa soy yo. Estoy dentro. Toda mi vida está ahí dentro. ¿Qué es lo que pasa aquí, Florence? No se acerque a mí. No dejen que se acerque a mí. Que no se acerque. Cálmese, Rose. Vuelva a su puesto ¿Cómo dice? Digo que vuelva a su puesto. Solo quiere sus diarios. Sí, ya lo sé. Oiga, déjela. Esto es un asunto médico. ¿No es así, Florence? Esta mujer está histérica. ¿Por qué han tirado sus cosas? Porque tiene que marcharse. ¿Verdad que sí, Florence? Muy bien. Vamos, esto la calmará un poco. Así, muy bien. Ya está. ¿Puede abrir el volquete, por favor? Está bien. Ya pueden llevársela. Levante los pies, por favor. Esto es un asunto oficial. No tiene nada que ver con usted, ¿entendido? Esto no es asunto suyo. Enfermera, esas cosas tampoco son asunto suyo. Entonces formará parte de mi evaluación. ¿Qué? ¿Entonces quiere hacerse responsable de esta paciente? Sí. De acuerdo. En ese caso ¡Enfermera! ¡No se separe de la paciente! ¿Me ha entendido? Aclárese de una vez, doctor. Tiene de plazo hasta el viernes, Dr. Grene. Saquen todas sus cosas. Está bien, señor. Esa es su Biblia. Démela. Descarguen todo y vuelvan a subirlo todo a su habitación. De acuerdo. ¿Cómo se encuentra? Como si hubieran robado hasta mi espíritu. Me han quitado hasta mi cruz. ¿Su cruz? Sí. Lo siento, Rose. ¿Rose, puede leerlo? ¿Para qué? Para que el Dr. Grene pueda hacer su evaluación. ¿Entonces podré quedarme aquí? No tendrá que irse mañana. ¿Irme mañana? Llevo aquí cuarenta años. Mi hijo nació ahí fuera. ¿Quién va a cuidar de mi niño? Quiero que me cuente su historia, Rose. ¿Tiene oídos para escuchar? El enterrador no necesita oídos. Debería venderlos. ¿Quién es el enterrador? El otro doctor. Ah, claro. “Cuatro de junio de . Escribo estas palabras en secreto con miedo y con .


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.