Hidalgo Radio 98.1 FM

Online Hidalgo Radio 98.1 FM en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Es imposible que pueda salir de aquí. ¡Sigan remando! ¿Padre, es suyo el hijo? Nos vamos a chocar con las rocas. ¡Siga remando! ¡Continúe! ¡Rose! ¡Rose! ¡Rose! Por Dios santo, está matando al niño. ¡Rose! Dios mío. Mis recuerdos. Me quitaron mis recuerdos. Me los quitaron con la electricidad. ¿Esta es usted? Ah, sí. Soy yo. ¿Qué pasó después de nacer el niño? Salió y empezó a llorar. Yo le corté el cordón umbilical y lloraba. ¿Y qué pasó después? ¿Y mi medalla? Es que Ya sabe. Por el valor demostrado ante el enemigo. La cruz. ¿Quién se la dio? Me la dio Michael. ¿Y el apellido? Michael McNulty. ¿Seguro? Seguro. ¿Cómo era el bebé que tuvo? Un niño. Un niño precioso. Usted cree que maté a mi hijo recién nacido. Igual que todos. No lo creo, señora Rose. Es una enfermedad terrible de las personas, que les impide ver la verdad. Señor Todo lo que vemos con amor, es verdadero. El resto es humo. Discúlpenme. NUNCA DEBÍ CORTAR EL CORDÓN QUE ME UNÍA CON MI HIJO. Usted sabe escuchar. Gracias. ¿También intima usted? Consigo mismo. Si me fumara otros dos de esos ¿Bueno, cuál es su historia, doctor? Mi madre me adoraba de forma patológica. Hablaba tanto que consumía el aire la habitación. Y mi padre era un hombre de pocas palabras. Eso significaba “prepara el té”. Eso era “friega el suelo”. Y esto, “ayúdame, me muero”. Estaba tendido en el suelo, como intentando decirme algo. Decía: “Tu madre “. Y le digo: “¿Me quería?”. Y él hacía Se señalaba a sí mismo, así qué dije: “¿Que tú me quieres?”. Entonces hizo Era como si siempre faltaba algo. Al arzobispo le gusta dar paseos por aquí. Al otro lado, claro. ¿Por qué me han llamado a mí? No lo sé. Solo me dijeron que le recogiera y le trajera. Está poseída. Mató al bebé. ¿Era sacerdote el padre? Hombres. Pobre chiquilla. ¿Puedo verlo? Tu hijo está en un lugar mejor. ¿Qué quiere decir? Tu hijo ha muerto. No. Sí. No. No. Ahora estás en casa. Yo quiero ver a mi hijo. ¡Quiero ver a mi hijo! Nosotras cuidaremos de ti. Me llamo Rose McNulty. Yo no maté a mi hijo. Me llamo Rose McNulty. Ordenanza, sujétenla. Yo no maté a mi hijo. El protector. Vamos, póngaselo. Me llamo Rose McNulty. Sujétenla. Sujétenla bien. Hola, amor mío. ¿Has venido a llevarme a casa? Claro. Michael está muerto, Rose. Le mataron. ¿De qué estás hablando, Michael? Michael ha muerto. ¿Has venido a llevarme a casa? No, Rose. Escúchame. Michael está muerto. Michael Rose Está muerto. Dígale a Rose que la quiero. Y que siempre pensé en ella. No. Le mataron. Lo siento. No. Padre, ya tiene que irse. No. Lo siento. Padre, tenemos órdenes. No. ¡Stephen! Stephen. No me deje. Tranquila. No pasa nada, Rose. Lo siento. Michael No. Michael. No, Rose. Llévame a casa, Michael. Cálmate. Michael. ¡Rose! ¡Ordenanzas! Tranquila. No pasa nada. ¿Qué está haciendo? Mírame. ¿Dónde está Michael? ¿Qué? ¡Usted le mató! Ordenanzas. ¡Usted le mató! ¿Está usted bien, padre? ¡Apártense! ¿Qué hizo con mi hijo? ¿Dónde está Michael? ¡Rose, basta, por favor! ¡Usted le mató! ¿Dónde está Michael? Cálmate, Rose. Mírame. No pasa nada. Tranquila. ¿Estás bien, Rose?


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.