La Consentida 820 AM

Online La Consentida 820 AM Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Podrías estar casada con Gandhi e igual… lo odiarías. Recuerdo una noche, mientras le daba de mamar a nuestro hijo, eran las : de la mañana, lo mecía, y murmuraba en la oscuridad. “ hijo de puta. Tu carrera sigue. Yo estoy atascada aquí amamantando a este bebé. Pásalo bien en Nueva York. Será divertido”. “¿Puedo ayudarte?”. “Sí, implántate un par de tetas. ¿Qué te parece eso?”. Pero todo pasa y vuelves a la normalidad. En realidad, me gusta mi esposo. Lo quiero. Lo amo. No entiendo a los que se casan con alguien que odian. Puedes elegir con quién casarte. No estamos en India. Amo a mi esposo. Me río de sus chistes. Es una persona maravillosa. Pero todo el día, todos los días, quisiera golpearlo en la cara. No es que quieras matar a tu esposo por cosas importantes. Son las cosas pequeñas. Los detalles. ¿Por qué tiene que preguntarme dónde está cada cosa… …todo el tiempo… …en su propia casa? Como si yo fuera Carson, el mayordomo, y viviéramos en Downton Abbey. Todos los días lo mismo: “¿Dónde están las llaves, el perro, el garaje?”. Cuando nos casamos, éramos tan pobres que vivíamos en un monoambiente. Un monoambiente. Igual se atrevía a preguntarme dónde estaba cada cosa. “¿Dónde está la espátula?”. Yo le contestaba: “Hijo de puta”. Todo lo que tenemos… …está a la vista. ¡No seas tan perezoso! Pero no me quejo. No se quejen. Nadie les hará caso. Hagan como yo: usen refuerzo positivo. Positivo. Como César Millán. “Uso una actitud calma y asertiva. Soy el líder de la manada”. Si quiero que se repita, aliento esa conducta. Si veo que está haciendo algo, me acerco y le digo: “Ay, sí. ¿Estás cargando el lavavajillas? Sabes que si los platos están limpios me dan ganas de chupar algo”. Pero no lo digan en broma porque… …vendrán rápido a buscar su premio. Y le tienes que decir que no. Eso es estúpido. Hay un breve período en que la mujer está dispuesta. ¿No? Al inicio de la relación, el hombre la pasa genial. Es temporada de mamadas. Al principio, estamos tan emocionadas que nos convencen con cualquier cosa.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.