Radio Metrópoli 1150 AM

Online Radio Metrópoli 1150 AM en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Hasta ponerme morado Esta es mi larga historia En pocas palabras En realidad, esa es mi canción. ¿Te gusta? Hay que pulirla. Ya lo sé. Pero, Lorraine, hay algo que quiero decirte hace mucho y, si no te lo digo ahora, me arrepentiré toda la vida, aunque sólo sean los próximos seis minutos. No puedo creer que necesité esta locura para decirlo, y lamento ser tan poco oportuno, pero siento muchas cosas. Siento muchas cosas, y estoy harto de reprimir todo. ¡Se acabó! Esta noche no. Nunca más. Te amo. Y eso es todo. “Oí que la voz del Señor decía: ‘¿A quién envío y quién irá?’. Y entonces dije: ‘Envíame a mí'”. ¿Dónde estabas? Lo siento mucho Nos abandonaste. No hay marcianos. ¿Qué quieres decir? Era un programa de radio. No hay marcianos. No quiero que Funcionarios municipales de toda la costa este informaron olas de pánico debido a la transmisión de La guerra de los mundos. Un representante de Columbia Broadcasting System dijo: “Lamentamos sinceramente que algunos oyentes confundieran los elementos fantásticos del programa con la realidad”. Aparentemente, muchos ciudadanos de Estados Unidos, sobre todo de Nueva Jersey, creyeron que enfrentaban una muerte inminente. Qué fraude, ¿no? Les aseguramos que están vivitos y coleando. Perdón por la demora otra vez, amigos. Este libro habla mucho del bien y tiene la respuesta a muchos de los misterios de la vida. Pero ¿saben qué? Prohíbe que un hombre con los testículos magullados ingrese a la congregación del Señor, así que quizá no tenga todas las respuestas. ¿Qué les parece si dejamos la Biblia por hoy y en vez de eso hablamos? Pero en serio. De lo que nos pase. De enfrentar nuestros miedos, de buscar respuestas. Porque ¿quién sabe? Quizá no las haya. Quizá todos podamos encontrar algo de paz en eso. ¿Saben ? Hace mucho que no siento esas cosas. Y ¿saben qué? Las siento ahora, aquí, con todos ustedes. Y eso me recuerda que hay algo de lo que quería hablar aquí. Anoche me senté a leer y, claro, no podía dormirme, supongo que no era el único. ¡Hola, Chardy!


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.