La Buena Onda

Online La Buena Onda 101.9 FM Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.
Información De Contacto… Sus comentarios son importantes para nosotros.
Teléfono: +52 33 3813 1425
Dirección: Av. México 3150, Monraz, 44670 Guadalajara, Jalisco, México

en un lugar llamado Chemin Des Dames donde se unirían a las fuerzas francesas. Los estadounidenses. Por Dios, se ven bien molidos. Por eso estamos aquí, me imagino. Evidentemente, Stubby no tardó en ser útil. Empezó eliminando a todo roedor de las trincheras. Tengo hambre. Díganme que hay desayuno. ¡Ataque! ¡Cúbranse! ¡Cuidado! ¡Abajo! ¡Médico! ¡Médico! Desde su primer día de acción Stubby tuvo su misión. ¡Médico! Desenterró a muchos soldados de los escombros. Robert estaba muy orgulloso de él. ¡Tenemos a un herido! ¡A sus posiciones! ¡Asegúrenlas! ¡Al muro, atentos a un ataque! Sargento, mire. Vaya, vaya. BIENVENIDA DIVISIÓN YANQUI Está bien, pero no debemos bajar la guardia. Esta vez fue solo una bienvenida de nuestros amigos alemanes. Muévanse, yanquis, muévanse. Si se quedan aquí no nos pueden salvar. Vamos. El que sigue. Creo que no les caemos bien. ¿”Yanqui” no es buena palabra? Algo para mi perro, por favor. ¿Para tu perro? ¿Estás loco, yanqui? Es un soldado. La mascota de la división. Se llama Stubby. ¿Vela placa? Y ahora un alemán me dice que le dé buena comida francesa a un perro yanqui. Esta guerra cada día se pone peor. Soy estadounidense. Por supuesto. Es estadounidense, ¿entiendes? Habla como alemán. ¡Y tú hablas como tonto! Basta. Vinimos a luchar contra los alemanes, no entre nosotros. Eso está mejor. Ya somos todos amigos. ¡Stubby! Quieto. Calma, Stubby. Soldado estadounidense. Tú debes ser Conroy, ¿no? Sí, soy Conroy. Soy Gaston Baptiste del tercer regimiento. Vamos a trabajar juntos. Mi capitán dijo: “Busca al hombre del perrito”. ¿En serio? Sí, tú, yo y tu amiguito. Tan cerca vas a estar de los alemanes que los vas a oler. ¿Usaste esto alguna vez? Sí, es entrenamiento básico. También es ideal para el queso. ¿Quieres probar? Debo disculparme por la basura que ese cocinero llama comida. Entiendo, es la guerra. No, no hay excusa. Napoleón decía que un ejército marcha sobre su estómago así que deberían llenar los nuestros con buena comida. ¿Y qué vamos a hacer exactamente? ¿Sabes montar a caballo? Sí. No seré el mejor del mundo, pero lo sé hacer. Bien, porque nuestros oficiales decidieron que espiaremos a los alemanes. Tú, yo y Salty. Se llama Stubby. Muy bien. Primero, celebremos. No. Es vino. ¿No te gusta el vino, soldado yanqui? Nunca tomo vino y estoy seguro que va contra las reglas. ¿Reglas? ¿Qué reglas? Es la guerra. Los franceses no habríamos sobrevivido estos tres años sin vino así que nos lo dan. ¿El Ejército francés les da vino? Los franceses pasamos de la leche materna al jugo de la vid. ¿Oíste eso, Stubby? Les dan vino. Muy bien, vámonos. ¡Conroy! ¡Conroy! ¿Qué pasa? Al parecer, tengo que seguirlo. Qué suerte. Y ustedes dos, vengan conmigo. Esto es horrible. Todo está destruido. Todo. No, todo no. ¡Stubby, abajo! Vengan, amigos. Es fuego nuestro. Les devolvemos lo de esta mañana. Pensé que nos atacaban. Pronto sabrán la diferencia entre el fuego enemigo y el nuestro. Adelante. Su nuevo hogar. Dulces sueños. ¡Despiértense todos! ¡Todos arriba! Vamos, Conroy. Déjame dormir, Stubby. Un poquito más.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.