Stereo 100

Online Stereo 100.3FM Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.
Información De Contacto… Sus comentarios son importantes para nosotros.
Teléfono: 662-215-49-10
Dirección: Blvd. Navarrete #38 Hermosillo, Sonora Col: Valle Hermoso C.P. 83209

Era chef de mi propio restaurante. Un buen restaurante. Por eso cocinas tan bien. Nos hizo la cena un chef francés de verdad, Stubby. ¿Qué te parece? Así aprendí inglés. ¿Y tú qué haces? Trabajo en una ferretería. Vendo clavos y tornillos. No es gran cosa, pero es mi hogar. Lo extraño. Los franceses hacemos de cualquier lugar un hogar. Con comida, vino y buena compañía. En una noche como esta, podemos olvidarnos de la guerra. Oímos el ataque y vinimos lo antes posible. ¿Dónde vamos, sargento? Por ahora los contuvimos, pero Clayborn sigue allá. Debemos traerlo. ¡Hay heridos! ¡Tenemos heridos! Abran paso. ¡Cuidado! ¡Stubby! Vamos. ¿Adónde vas, Conroy? ¡No veo nada! ¡Stubby! ¡Abajo! ¡Humo a metros! Rápido, rápido. Entendí que cada día traía peligros. No había descanso. Abran paso. A un lado. Estarás bien. Te pondrás bien. Abran paso. Gracias, Stubby. En abril de me enteré de que la División Yanqui iba a Seicheprey, nuevo sector de batalla. ¡Mírenlo! ¡Dios! Nunca sabré cómo sobrevive ese chucho. Pensé que los alemanes lo atraparían. Qué suertudo. Es muy valiente. Ojalá tuviera la mitad de su valor. ¿Valor? No es valor. Es pura suerte, créeme. ¿Monsieur? Stubby. ¿Monsieur Conroy, por favor? Lo siento. Hola. Señorita. Es para Stubby. Lo hicimos para que no pase frio y agradecerle por el día del gas. Gracias. Stubby, ¿qué le dices a la señorita? No, así no. Tú sabes cómo. Eres un perrito muy listo, Stubby. Lo olvidaba, tengo algo para Stubby. Mi sargento lo hizo para él. No seas así, amiguito. Esto te salvará la vida. Gracias, Gaston, y gracias de nuevo, señorita. Adiós, Stubby. Y monsieur Conroy. Cuídense. Nos cuidaremos mutuamente. Todos para uno ¡Y uno para todos! Creo que tú le gustas, Conroy, ¿no? Robert, Stubby y Gaston pasaron los meses siguientes en Sibille en el camino de la avanzada alemana, que pugnaba por llegar a París. Cada soldado, cocinero y médico participó en la batalla. Yo no imaginaba que Seicheprey pasaría a la historia como la batalla más grande de EE.UU. En la Primera Guerra. Y mi pobre hermano menor y su perro estaban justo en medio de todo. Qué bueno verte, Stubby. ¡Espera, amigo! Se acuerda de usted, mi coronel. Basta de reconocimiento por ahora. Los alemanes presionan. Los necesito a todos reforzando la línea. Sí, señor. ¿Qué pasa? ¿Qué sucede? Cálmate. ¡Vamos, vamos! ¡Cuidado! Ven, sígueme. A tenderles una trampa a esas ratas. ¡Stubby! ¡Boten las armas! No eres mi kamerad. Eres mi prisionero. ¡Manos arriba! Bien hecho, amigo. Ahora me encargo yo. Vamos. Eres muy valiente, ¿sabías? Esto no acaba aún. Mantengan los ojos abiertos. Regresarán. ¡Stubby, no! ¡Stubby! ¿Algún lastimado? ¿Herido? ¡Stubby! ¿Stubby? ¡Stubby! No. ¡Stubby! Te pondrás bien. Vamos, te pondrás bien. Vas a estar bien. Vamos. Bueno. Vamos, Stubby. Aguanta, por favor. Aguanta. Schroeder, ¿viste lo que hizo ese perro tonto? Me salvó la vida. ¡Un médico! ¿Me oíste, Schroeder? ¡Herido! ¡Ayuda, rápido! Todo va a salir bien, te lo prometo. ¡Conroy! Stubby Stubby, ¿qué te han hecho? Vamos. ¡Doc! Doc, Stubby necesita ayuda. La herida es grave.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.