La Raza

Online La Raza Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.
Información De Contacto… Sus comentarios son importantes para nosotros.
Teléfono: 956-717-1957

Le ruego que me disculpe. Ya sabía que era un cobarde. ¿Un cobarde? Duro con él. Llame a una ambulancia. Sí, señor. Va a haber pelea. Dígales que. ¿Qué ha ocurrido? Se ha acabado. ¿Qué le has hecho? No tiene importancia. ¿Por qué dijiste que bajáramos cuando podía haberme pegado allí? Podíamos haber hecho lo mismo en el décimo piso. Yo no sabía a. ¡Ollie! ¡Lulú, cuánto tiempo sin verte! Te acuerdas de Stan, ¿ verdad? ¿Quién puede olvidarse de él? Hoy he vuelto a encontrarlo después de años. Pensaban que estaba muerto. ¿ Y cómo averiguaron que no? En realidad. Me vio retratado en el periódico. Sí. ¿Qué harás ahora? Voy a presentárselo a mi mujer. ¿Tu mujer? Sí. ¿Estás casado? Así es. Y con la mejor mujer del mundo. Y cocina filetes. Ollie, ¿no has recibido mi carta? ¿Cuál? Una que te acabo de mandar al piso. Solo la puedes leer tú. ¿Y qué dice? Solo ciertas confidencias. Hay que coger la carta. Ollie. ¿Qué? Cuando la tengas, quémala. Lo haré. Resulta que. ¡Vamos a buscar la nota! :. ¿Por qué ha tirado mi pelota? Lárgate y no molestes. Papá, sal enseguida. Ese gordo me ha tirado la pelota abajo. Venga aquí. ¿Va a haber pelea? Vaya abajo y recoja la pelota enseguida. No puedo, tengo. ¡Vamos! ¡Andando! Sí, señor. Sí, señor. Baja y recoge la pelota. ¿Por qué tengo que ir yo? ¿No has sido tú? Debo recuperar la carta. Es cuestión de vida o muerte. Pero yo no quiero ir. No quiero. Vamos, baja. Date prisa. ¿Dónde está la pelota? Ya va mi amigo. Le he dicho que fuera Ud. Yo tengo que recoger una cosa. Baje y traiga la pelota. Sí, señor. Ya voy. No me moveré de aquí hasta que la traiga. No bajaré corriendo para recoger la pelota. Désela al niño, y que no vuelva a ocurrir. ¡Papá! Ese tío me ha dado una patada. ¿Por qué no le pones un poco de hielo? Vamos. ¿Por qué no has dicho que ya tenías la llave? Porque no me lo has preguntado. Con que no. ¡Qué bonita ropa interior! No seas descarado. Sr. Hardy. Diga, Sra. Gilbert. Han dejado esta carta en mi piso. Gracias. ¿De quién es? De Lulú. Digo, no sé. ¿Cómo quieres que lo sepa? Es un amigo mío el Sr. Laurel, Sra. Gilbert. Tanto gusto. La Sra. Gilbert es nuestra vecina. Pasará una temporada con nosotros. Me alegro. ¿Cómo está su señora? Tan encantadora como siempre. Ya le he contado lo bien que cocina. Sí, es una gran cocinera. Feliz estancia. Adiós. Adiós. Adiós. Adiós. Vamos, entra. ¡Nenita! ¡Cariño! ¡Encanto! Ha ido a comprar. Vuelve enseguida. Siéntate, estás en tu casa. Tienes una casa muy bonita. Sí, no está mal. ¿Me das un cigarrillo? No fumo nunca. ¿Le importará a tu mujer que fume en pipa? No, a ella le parece bien todo lo que me parece a mí. Algunas mujeres son especiales. La mía no. Te lo aseguro. ¿Qué es eso de llamar a mi esposa una mujer? Hola, encanto. ¿Solo ibas a tardar una hora? ¿Es tu esposa? Sí. Creí que habías dicho. Bromea. Quiero que la conozcas. Es muy bromista. ¡Cariño, monada! Te presento a un buen amigo mío. No me llames monada. Y ya te he dicho. que no quiero que traigas a tus amigotes. Encanto, no había visto a Stan desde hace años. Y yo no querré verle ni dentro de . Cariño, no juzgues así. Le he contado lo bien que guisas. ¿De veras? ¿Por qué no prepara uno de esos filetes jugosos y un pastel de chocolate? ¿Quién le ha metido eso en la cabeza? Has sido tú. Si crees que voy a molestarme en guisar para cada farolero que traigas, estás equivocado. Perdone. Pero, chatita, Stan es distinto. Ya veo que es distinto. Y no me llames chatita. ¿Qué es un farolero? Los que encienden los faroles de la calle. Y no me molestes más. Bueno. Estoy dispuesto a escucharte. Ya estoy harta. Me marcho. Creí que no te importaría. Me encontrarás en casa de mi madre. Que se quede a vivir contigo y verás. No toleras nada. ¡Calla! Si lo conocieras más lo apreciarías más. He ido a buscarlo para que probara uno de tus filetes. Vamos, sal de ahí. Y apaga la pipa. Deja que te lo explique. No pienso aguantar esto. Parece mentira. Me arrodillo ante ti. No te portas como es debido. ¿Quieres apartarte de mi camino? ¿Cómo me pides eso? Sé razonable. No me quedo aquí. He sido un marido cariñoso.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.