MX: D95 94.9 FM

D95 94.9 FM , Online D95 94.9 FM Radio en vivo internet

Native Flashradio V3

debe ser de manos de su Jeque. ¿Dónde está su Jeque? Llévenme a él. Srta. Bell: ¿está usted herida? Nada. No es nada. Levenme ante su jeque, ahora. Ahora! La mujer pasa por la entrada de mujeres, que está en el costado. Esta mujer entra por la entrada de los hombres. Siéntese. Siéntese, mujer. Por favor. Quien eres que te atreves a venir aquí? Soy Gertrude Bell, y ustedes están bajo mandato del Imperio Británico. Ya veo que no eres alemana. Tome asiento, por favor. Doy gracias cada día por no serlo. Eres espía? No. Soy escritora. Escribo sobre la belleza de la tierra y la gente. ¿Entonces eres poeta? De alguna manera, de hecho no describo lo que veo, yo radio sólo nombro su belleza. Más presuntuoso que el poeta romano Virgilio. Es mentiroso. Lo siento, pero como el Jeque de los Drusos conoce a Virgilio? He viajado. He ido a Damasco. A Beirut. A Paris. A Champs Elysees, la avenida más bella del mundo. B Baudelaire radio C Las flores del mal radio Rimbaud. Tienes razón, ése poeta nunca describe nada. Sólo nombra la gloria de los árboles, las montañas y la vida en el país. Es como nuestros poetas. Es cierto. ¿Puedo pedirle algo a uno de mis hombres de confianza? Por favor, hágalo. Fattuh. ¿Me alcanzarías mi caja de madera? Srta. Bell. Espero que mis hombres no la hayan herido. Lo hicieron. Pero es una herida pequeña. Esto es lo que llamamos “gracia militar”. Perdónelos. No sabían. Lo siento. Bien. Me gustaría darle un regalo. Es algo muy preciado para mi. Que alguien me dió a mí. y ahora radio ahora es suyo. Exquisito. Como mi invitada. Estas bajo nuestra protección desde ahora. Damasco. Tres semanas más tarde. Es bueno tenerla de vuelta. Y aunque herida, viva. No es nada. Nada. Pero tengo que admitir algo: entegué tus pistolas. Eran suyas.. Sí, pero tu me las diste. De todos modos, no tiene importancia. Finalmente fueron necesarias para un propósito. Lo siento. Srta. Bell, Dejemoslo ahí, finalmente algo pasó. Balas. Ahora tengo un nuevo plan. Quiero ir a Hayri. Pero está en el medio del desierto arabe. Es una zona prohibida. Si. Solo tenemos unos pocos reportes de unos viajeros de . Por Dios! ¿Por qué Hayri? Porque es el epicentro del mundo árabe. Y quiero conocer al Emir Ibn Rachid. Él es importante, Él es lider de Arabia. Quién irá con usted? Fattuh. Y mis hombres. Qué? Confío en ellos. Llegaste muy temprano. ¿Quiéres que regrese más tarde? No. ¿Qué pasa? Este caballo es para ti. ¿Para mi? Bueno, necesitas el mejor caballo de Arabia. Pero lo estas pintando, nunca he visto nada parecido. Bien. ¿Bien qué? Tengo que hacer una confesión. Lo robé para ti. Te robaste este caballo para mi? Mira lo que puede hacer. Bravo radio bravo, Saladin. No lo robé exactamente, fué un acto de expropiación. Bueno, de quién? De los turcos, de el enemigo. ¿Cómo? Bueno, hay dos cosas que hice. Le pagué a un editor de la prensa local para que escribiera sobre una enfermedad que está propagándose entre los caballos. Luego, tomé las credenciales falsas de veterinario. Fuí directo a una guarnición turca. Inspeccioné a los caballos y este semental aquí, claramente tenía que ser removido inmediatamente y puesto rápidamente en cuarentena. Entonces su excelencia, el consul británico Richard Doughty-Wylie radio Robé un caballo para ti. Srta. Bell. La he exortado y he encontrado radio Nadie me exorta. La he.. invitado radio Eso suena mejor. Bueno, vayamos directo al asunto. Se ha aventurado y yo caí. No me he sentido inclinado en apoyarla. Si lo pone asi. Con el tiempo y el tamaño que a adquirido la gran guerra, sería de valor considerable para nuestro país si pudieras hacer tu curiosidad un poco más sistemática. ¿Qué quieres decir? Serías nuestra única espía en una basta área en la que tenemos poca inteligencia. En resumen, no. Un no seco? Correcto, un no seco. No opero para nadie. Qué es entonces lo que te atrae de los beduinos? Es algo que tu y tu billetera jamás entenderían. Es la libertad. Es la dignidad. Es la poesia de la vida. Que tengas un buen día. Sr. Wyhlie. Richard, por favor, díme Richard. Richard. No estoy lista. Nunca estaría con radio ¿Nunca qué? Nunca estaré con un hombre otra vez. Porque radio Perdí a un hombre. ¿Perdió? Si. Soy viuda. ¿Viuda? Si, no, no yo radio más o menos. Que tonto he sido. No, es que radio Perdóname. Por supuesto. Bien. Qué más necesitamos? Antídoto para veneno de escorpiones. No, escorpiones no, seremos cuidadosos. Ningún beduino ha sido picado alguna vez, cierto? Si, señora, como lo desee. Este mercado tiene todo lo que necesitamos, mosquitero, una cama, una bañera. Necesitamos esto. Bueno, la dama tiene buena vista. Te aseguro que son las mejores. Tengo una confesión que hacer. Una confesión? Si. Por más maravilloso que era el caballo, nunca hubiera podido cruzas las dunas del desierto de Al Nefud. ¿Si? Y qué hiciste? Lo cambié. Bueno Fattuh lo hizo, en el mercado. Por cuatro dromedarios muy buenos radio Ahí están. Lo siento. Gertrude no te vayas, no ahora. No tengo opción. Mi corazón no está listo. Puedo sentir eso. Quédate por tan solo unas semanas más. No. Ya diciembre está muy avanzado. Pronto el desierto no será posible. Estoy muy dentro tuyo radio Por favor, no digas eso, no digas esas cosas. Pero estaré muy solo sin ti. Tienes una esposa. Es lo más triste estar casado sin ser feliz. Esto me viene de ningún lado, de ningún lado. Aparte, nunca podría ser tuya completamente, eres un hombre casado. Organizaré todo. Solo escribeme. Sí, lo haré desde cada oficina de correo del desierto. Haré un diario para ti. El viento está gritando. ¿Gritando qué? El grito de la arena. De la tormenta. Año nuevo, . Arabia Central. Desierto Al Nefud. Puede la mujer británica decirme como lo hago? ¿Cocinar un huevo? En el desierto no hay huevos, ni gallinas. Hiérvelo por minutos. Pero en el desierto no hay minutos. Cuenta el tiempo de una larga oración. Tengo un regalo. Richard, trato de mantenerte fuera de mis pensamientos, pero es extraño, tu estas en mi mente radio tu estas en mi mente en cada paso del desierto. Mi cocinero no tiene noción de tiempo. Nunca ha hervido un huevo. He vuelto a caer en el desierto como si



Anuncios

Deja un comentario