MX: Radio Universidad 1310 AM Chihuahua

Radio Universidad 1310 AM Chihuahua, Online Radio Universidad 1310 AM Chihuahua Radio en vivo internet

Los quieren partidos a la mitad. Me cobra, por favor. Espero que cuando vaya al cielo, lo primero que oiga es a ti, pidiéndome la cuenta, con ese precioso acento irlandés. ¿Sabes cuándo empiezan las rebajas de las medias? Nunca había tenido una dependienta de Bartocci’s. Tendré información privilegiada. No sé nada. Tampoco nos lo dirías si lo supieras. Es de esas. Más fiel a sus jefes que a sus amigos. Como un espía rojo. Por Dios. Te ruego dejes su nombre al margen de conversaciones sobre medias. Está en todas partes, pero no en las rebajas. Perdone, señora Kehoe. Por fin tienes una carta de casa, Eilis. ¿En serio? Me olvidé de mirar. Seguirá ahí después de la cena. Perdón. Querida Eilis: me cuesta creer que estés leyendo esto en América, a miles de millas, al otro lado del océano. La gran novedad aquí, es que desde que te fuiste, mamá ha dejado de comprar en la tienda de la Kelly. Ya sabes, que su pan no era siempre fresco y siempre cobraba de más. Y es horrible. No se lo dije a la cara. No hacía falta. Ella sabe que cobra de más y que el pan no es fresco. Hablamos de ti todas las noches. Queremos que nos lo cuentes todo. Seguro que estás muy ocupada, pero aunque tus cartas fueran de páginas, no bastarían para tu madre. Cuídate mucho. Con cariño. ¿Estás en esos días del mes? ¿Pues qué te pasa? Tómate un descanso. Ve a la sala de personal. Lo siento mucho, Eilis. Es culpa mía. Creí que no necesitabas que nadie cuidara de ti. Franco Bartocci dice que haces un gran trabajo. “Mamá Kehoe” dice que eres su mejor inquilina. ¿Qué? ¿”Mamá Kehoe”? No se lo digas nunca a la cara. Olvidé lo mal que se siente uno lejos de casa. Te he apuntado a clases de contabilidad en la universidad de Brooklyn. Son tres noches por semana y ya he pagado el primer semestre. ¿Por qué? ¿Que por qué? Dirás gracias. Perdón. Gracias. Pero, ¿por qué? Me asombró que alguien como tú, no encontrase un buen trabajo. Llevo aquí demasiado. Se me olvida cómo es la vida en Irlanda. Cuando tu hermana me habló de ti, le dije que la Iglesia te ayudaría. Además, necesitamos chicas irlandesas en Brooklyn. Ojalá pudiera dejar de querer ser una chica irlandesa en Irlanda. Solo puedo decir, que se te pasará. La nostalgia es como cualquier enfermedad. Te hace sentir fatal y después otro se contagia. “Taylor contra Standard Gas”, es uno de los casos corporativos más importantes resueltos en el Tribunal Supremo en los últimos años. Este caso fue el responsable de la doctrina “Deep Rock”, y es, quizá, el avance más importante en las leyes subsidiarias. En los casos de integración de fondos públicos, miles de inversores pueden verse afectados por esta ley. ¿Has entendido algo de lo que ha dicho? ¿Una sola palabra? Y no lo lee de un libro. Se lo sabe todo. Esperemos que la próxima clase sea más fácil. Una de las peores cosas de la Navidad en América, es el pavo. Sabe a serrín. Pues, sándwich de queso para la Srta. McAdam, y más pavo para el resto. Señoritas, por favor. El padre Flood me contó tus planes para Navidad. No irás a servir comida a los viejos que no tienen adónde ir. Cada año nos lo pide y le decimos que no. Eilis, eres una santa. Huelen fatal. Sheila lo sabe, porque va ahí a buscar marido. Es maravilloso lo que haces. Un acto cristiano. Ojalá hubiera más como tú. Pasen. ¿Cuántos vendrán? El año pasado, cien. Éste, quizá más. ¿Son todos irlandeses? Sí, todos. ¿Por qué no vuelven a casa? Si no hay nada para chicas listas como tú, imagínate para estos hombres. Algunos llevan aquí años. Han perdido todo contacto. Gracias. Feliz Navidad. Gracias. Estos hombres construyeron los túneles, los puentes, las autopistas. Dios sabe de qué vivirán ahora. No quiero interrumpir su velada, pero seguro que todos querrán mostrar su agradecimiento a estas damas, por su trabajo de hoy. Y para agradecérselo, tenemos aquí a un cantante estupendo. Frankie. ¿Te apetece venir al salón a tomar algo? Te lo has ganado. Has sobrevivido. No ha sido para tanto. Feliz Navidad. Salud. La Srta. McAdam nos deja. Va a vivir con su hermana en Manhattan. Tiene la mejor habitación de la casa. En el sótano. Y tiene una entrada independiente. Solo se la puedo alquilar a un tipo concreto de chicas. Y no me refiero al aspecto físico. En eso Dios le dio ventaja a la Srta. McAdam, cuando pensé a quién podía alquilársela. No, tú eres una chica guapa, Eilis. Pero eres sensata. El cuarto será para ti, no se hable más. ¿No les molestará a las otras chicas? Seguro. ¿Qué no les molesta? ¿Podéis llevar a Dolores al baile del sábado? ¿Hay un baile? En la parroquia. No hay alcohol, pero te divertirás igual. Patty y yo no vamos esta semana. Vamos a ir al cine. Seguro que también le gustaría ir al cine. Sí, mucho. Aquí echan muchas más películas que en Cavan. Increíble, ¿no? Pensarías que sería al revés. Puedes venir con nosotras si quieres. Si no te importa hacer de carabina. Así que habéis encontrado novio en los dos últimos días. A ver si tenéis más suerte que con los anteriores. ¿Irás tú, Eilis? Sí, señora Kehoe. Puedes llevar a Dolores. Claro. Aquí no hay nadie. ¿Cómo vamos a encontrar novio si no hay nadie? Mucha gente vendrá después de las . ¿Gente o chicos? Algunos serán chicos. Me encantaría conocer a alguien. ¡Han venido! Las muy mentirosas. Vaya par de zorras. Así las llamó la vieja. Dijo que eran todas unas zorras. Menos tú. Hola. Hola. Me alegro de veros. No me extraña. Ven con nosotras. Ya está. Mejor. Ya no parece que vienes de ordeñar vacas. ¿Eso parecía? Un poco. Vacas buenas y limpias. Un, dos, tres. Un, dos, tres. No está mal. Dos Radio A lo mejor bailamos después. ¿Cómo? Que bailamos después. Claro. ¿Quieres bailar? ¿Has venido con ese chico? El que te enseñaba a bailar. No. Entonces, ¿quieres bailar conmigo? No sé si he aprendido algo. No importa. El secreto está en que parezca que sabes. Ojalá me hubieran dicho eso hace años. Vamos. ¿Dónde vives? En la calle Clinton. ¿Sí? Me pilla de camino a casa. ¿Puedo acompañarte? Voy a decir que sí y te voy a explicar por qué. ¿Para que no me haga ideas? Supongo. ¿Ves a una chica con una blusa blanca, sentada ahí sola? No me digas que la conoces. Sí. Vive en mi



Anuncios

Deja un comentario