MX: Estereo Romance 92.9 FM

Estereo Romance 92.9 FM, Online Estereo Romance 92.9 FM Radio en vivo internet

Native Flashradio V3

Yo tenía y ella . ¿Una chica de la región? No, de ciudad, como tú. Estaba en el pueblo con sus tíos. Mis padres se alegraron de que tuviera una amiga que estudiaba en la universidad de Limoges. ¿Y luego? Luego, ¿qué? Hubo algo entre los años y ahora. Luego, una chica del pueblo me partió el corazón. Y luego te conocí a ti. Lo sabía. Lo sabía, pero no me lo creía. Esto es patético. Estás desesperada, me necesitas y luego te vas un fin de semana con ella. Debo de estar soñando. ¿Qué quieres? ¿Mi bendición? No tienes fuerza de voluntad. Ninguna fuerza de voluntad. Los compromisos no son solo con tus amiguitas. También existen en la vida real. Hola. Vamos a salir. Ayúdame. Dame su albornoz. Gracias. De nada. ¿Estás segura de lo que haces? La dejé y ya la echo de menos. La echo mucho de menos, ¿entiendes? Nunca me he sentido así, así que voy a volver. No tengo alternativa. Personalmente, me da igual. Lo que me gustaba era precisamente que no me necesitabas. ¿Qué estás diciendo? ¿Que el amor consiste en apoyar a otra persona? Con tu nueva y disparatada pasión radio Tú no eres así, Carole. Puede. Ya no lo sé. Me dejé llevar por mis sentimientos, no por mis pensamientos. No puedes dejar de pensar. Mamá. ¿Te importa que se quede aquí una amiga mía de París? No. ¿Por qué iba a importarme? Será bueno. Te distraerá un poco. Entre la granja y tu padre, necesitas divertirte un poco. Es una compañera, ¿verdad? Sí. Acaba de dejar a su novio. ¿No tiene hijos? No. Pues no es para tanto. Puede quedarse en el cuarto grande. Es más cómodo. Te advierto de que no estaremos en la misma habitación. ¿Por qué no? No quiero que a mi madre le dé un infarto tras todo lo sucedido. Tenemos que controlarnos, ¿vale? Vale. Papá. Te presento a Carole. Ha venido a vernos. Hola, señor. Delphine me ha hablado de usted. Encantado de conocerle. Hasta luego. ¿Qué haces en Félix Potin? No trabajo en Félix Potin. Pensaba radio No, soy profesora de español. Nos conocimos en un grupo feminista. ¿Un grupo de música? No, un grupo de cerámica para mujeres. Sí, los talleres tratan sobre los materiales. Trabajamos en lo que sentimos. Esculpimos, masajeamos radio Usamos arcilla. Es muy placentero y relajante. ¿Tú haces esas cosas? Ella también tiene talento. Ha hecho un montón de pequeñas vasijas. ¿Verdad, Delphine? ¿Esto es el postre? ¿Puedo coger? Te pondré un plato. No se moleste. ¿Ya estás despierta? ¿Has pasado mala noche? No, os acompaño. Nos vamos a trabajar. Lo sé. ¿Un café? Por favor. No es trabajo para una profesora. ¿Soy demasiado lenta? Si no fuese mi obligación, no lo haría. ¿En serio? Debería sentirte orgullosa. ¿Orgullosa? ¿Por qué? Las dos hacéis el trabajo de toda la granja. Eso demuestra que las mujeres pueden explotar una granja. Cierto, las mujeres pueden trabajar tanto como los hombres. Pero no se hace. ¿Qué? Nada. Es mejor con un hombre, ¿verdad? ¿Qué he dicho? ¿Qué problema tienes con los hombres? ¿Qué pasa? Es genial lo que haces. Siéntete orgullosa, Monique. ¡Monique! ¡Ven a bailar! ¡Vamos! Eso ha sido genial. Aún no te he tocado. ¿Has sentido algo? No. Ya verás. ¿Y ahora? ¿Le dijiste que ya cogimos el heno? No entiende nada. ¿Por qué dices eso? Nos oye perfectamente, ¿verdad, papá? Hemos recogido todo el heno. Háblale. Le ayudará a recuperarse. Di lo que quieras. Yo sé lo que veo. Perdona. Toma esto. Te toca, Delphine. ¡Vamos! ¡Vamos, Delphine! Por Delphine y su amiga radio Carole. Me llamo Josette. Por Carole y Delphine. Salud. ¿Te gustaba París? Sí. Hice muchas locuras. ¿Como qué? Cosas políticas. ¿En serio? ¿Vais a empezar un koljoz? Tal vez no, pero lograr un salario digno para las mujeres sería bueno. Yo tengo el salario de mi marido. Yo también. Es bueno que pueda tirar de eso. Claro. Eso tiene buena pinta. ¿Quieres una copa? No, gracias. Ahora no puedo. Esta noche quiero beber. Me lo he ganado. Mira. Una auténtica granjera. ¿Conoces a Delphine desde hace mucho? De toda la vida. ¿Cómo era de pequeña? Como ahora. No se conoce a alguien en tres meses. No volverá a irse de aquí. ¿En serio? ¿Por qué estás tan seguro? ¿Has visto cómo está Maurice? Asúmelo, nunca podrá volver a trabajar en la granja. Delphine se moriría antes de venderla. Lo sé. Vas a despertar a mis padres. A tu padre, lo dudo. Buenas noches. Para ya. Perdona, hemos bebido demasiado radio Descansa. Nos las apañaremos bien nosotras. Te quiero. No sé si a Delphine le encanta esta vida o radio si no se imagina viviendo otra. Ella podría hacer muchas cosas. Su hija es una chica muy lista. ¿Lo sabía? No tiene un pelo de tonta. Sabe, no he venido para hacer heno ni para disfrutar del campo. El campo me da igual. He venido por su hija. Porque la quiero. Ya lo he dicho. La quiero con locura. Nunca pensé que querría a nadie así. Ya lo cojo yo. Delphine. ¿No echas de menos París? Creo que no. Pero cuando nos conocimos, la ciudad parecía encantarte. Porque tú estabas allí. Si hubieras estado en Marte, me habría encantado Marte. Sabes cómo hablarle a una mujer. No pensé que llegaría a echarlo de menos. La contaminación del tráfico radio Las bocinas radio El primer café de la mañana en una cafetería antes del trabajo. Entre un obrero y un directivo, todos iguales durante cinco minutos. Incluso los policías. Estás estropeando eso, boba. ¿En serio? Déjame a mí. Hola, Monique. Hola, Antoine. ¿Cómo estás? Hola. Hola. A pesar de todo, sería bueno que se casara con él. ¿Por qué dices eso? Cuando se marchó a París, pensé que Antoine encontraría a otra chica, pero ahora que ha vuelto, ¿qué se lo impide? ¿Se lo ha pedido ya? Está esperando. Es su forma de pedírselo. ¿Seguro que Delphine lo sabe? Todo el mundo lo sabe. No está ciega. Te he buscado por todas partes. Si no me secuestran las alienígenas, ¿qué más podría pasarme aquí? ¿Por qué estás enfurruñada? ¿Sabes que tu madre cree que te vas a casar con Antoine? ¿Sabes lo disparatado que es eso? Le gusta pensar eso. Déjala soñar. “Déjala soñar”. La estás engañando. ¿Le digo que estamos juntas? Sí. ¿Por qué no? No podrás mentirle eternamente. Dejará de pensar que soy una parisina deseosa de volver a la capital. Tengo que ir poco a poco.



Anuncios

Deja un comentario