MX: La Caliente 102.5 FM

La Caliente 102.5 FM, Online La Caliente 102.5 FM Radio en vivo internet

Native Flashradio V3

¿Quedaron elefantes en África? ¿A qué te refieres? Gertrude, me encantaría fugarme contigo. ¿A donde? ¿A Paris? ¿La India? ¿Las pirámides? Allá afuera radio hay un granero. ¿Te refieres al granero? Nadie notaría si nos vamos radio por unos minutos. ¿Quiere decir tener ? A Absolutamente. ¿Cómo el ganado en el campo? Absolutamente. Arnol Runcie, apenas te conozco. Pero parecen gustarte las vacas. Absolutamente. ¿Cuántas tienes? Cerca de Newcastle, tengo Herefordshire. En el norte, en Escocia, . ¿Angus? Angus. Si. Angus negros. Srta. Bell radio gracias por el honor. Por acá Sr. Havenhurst. A su izquierda. Lo siento mucho. Lo siento mucho. Santo Dios. Mándame un terremoto, por favor. No puedo soportarlo. No más. Me siento tan domesticada. Me está sofocando. Gertrude, ¿qué debo decir? Yo puedo decir que nunca debimos permitirte ir a Oxford. Pero si es una de las cuatro mujeres que se ha graduado con los más altos honores. Una joven soltera de buena família no debería radio No debería salir a la calle sin un acompañante. ¿Gertrude, quieres sentarte, por favor? No. No quiero. Querida, querida. Siempre te he apoyado. Te he visto superar todo radio Pero no olvidemos todas las niñeras que renunciaron por ti. Bueno, ¿y qué? ¿Recuerdas la vez que te subiste a aquel árbol en en el parque y te quedó una gran mancha en la espalda? Si lo recuerdo. Solo tenías cincos años y eras una radio ávida lectora. Y alguien estúpidamente te mostró los bocetos de Da Vinci. Recuerdo el del paracaidas. ¿Quién necesita un paracaidas? Todos. Todos necesitan uno. Probablemente me hizo más radio daño a mi que a ti que te rompiste el tobillo. No me gusta pensar radio en aquello en este día. Sácame de aquí, por favor. Por favor, por favor, sácame de aquí. A la India. Arabia, adónde sea, por favor. ¿Sabes? Por mucho que me duela cuando no estés radio tendremos que sacarte de aquí. ¿Adónde? ¿Qué te parece Teherán? La embajada. Un mes después. Voy a presentarte, Gertrude. A Teherán, Irán. Embajada británica. Es una introducción, se buena conmigo. Dame tu copa por un momento. Gracias. ¡Excelencias! Aquí tienes. ¡Damas y caballeros, aproxímense! Aproxímense, gracias. Me gustaría presentarles a radio Gertrude Lowthian Bell. Ella es una brillante joven graduada radio y estoy encantado de llamarla mi sobrina. Es realmente la hija de la hermana radio de mi esposa Mary y la amamos. Y estoy seguro que todos ustedes radio harán de su estadía con nosotros una experiencia maravillosa. En cuanto al regreso de mi querida esposa radio muchachos, la vida salvaje se terminó. Se acabó el ir montado a caballo al comedor. Se acabaron las orgías alcohólicas sobre nuestro bien cortado césped británico. Se acabaron los rescates de damiselas en desgracia. Y se acabaron las demostraciones públicas de la salvaje irreverencia hacia radio nuestra amada Reina Victoria. Quién pienso debería pasar un tiempo aquí radio para que cambiara su idea de tener un modesto imperio. ¡Por el Imperio Británico! ¡Por el Imperio Británico! ¡Por el Imperio Británico! Y por Persia, el país de cinco mil años de poesía. ¿Por qué mi copa está vacía? ¿Dónde está el champán? El olor. No puedo creerlo. Y las aves. Muy calmantes. Cuando en la noche radio lloro sobre mi almohada, siempre me hacen sentir felices. ¿Todos? No todos cantan. No lo arruines. Lo siento Flo radio Hola. Soy Henry Cadogan. Soy radio Henry es el secretario de la embajada. En realidad, sólo soy en tercer secretario. Srta. Bell le doy la bienvenida a radio la embajada de su majestad la Reina. Su “casta” majestad británica. He sido asignado oficialmente como su guardián para entretenerla, así que radio Si hay algo que necesite, por favor, hágamelo saber. Así lo haré. Henry radio Henry, por favor, muéstranos tus trucos. Florence radio La mesa no está ni siquiera disponible. Por favor. Por favor, por favor, por favor. No, no soy artista de circo. Tiene dos tiros increíbles. Muéstranos tu órbita a la Luna. Florence, es vergonzoso. ¿Cuál es el segundo? El salto de la rana. Henry, muéstranos tus trucos con las cartas. Él hace los mejores trucos. ¿De verdad? Por favor. Florence, es un truco barato. No. Ven, vamos. Srta. Bell, le sugiero que en la residencia ponga su cama fuera, en el techo radio bajo el cielo. Si, amo las estrellas en la noche. Aunque deberá vestir la cama con una red mosquitera. Esos mosquitos son terribles. Srta. Lascelles, ¿no la aburrimos? No. No, no, no. Florence. Florence, ¿puedes venir, por favor? ¿Ahora? El nuevo embajador de Italia radio tiene un regalo para tí. Henry, regreso de inmediato. Bien. Es como un festín a la vista. Es una pesadilla perfecta de flores y aromas. Sr. Cadogan, ¿sabrá de casualidad usted lo que significan estas inscripciones? Sí. Está en fariseo. Pero una forma medieval del mismo. ¿Lo puede leer? “Con ellos, sembramos la semilla de la sabiduría. A Labrándola con mi propia mano la hice crecer. Y esa fue toda la cosecha que recogí. Vino como el agua, y se fue como el viento. Srta. Bell, conoce el arte poético. Conoce a Omar Hayyam. Si, lo conozco. Quiero aprender su idioma. “Querida madre. Estoy aprovechando la oportunidad de enviarte ésto con el envio diplomático de hoy. Mi primera semana ha sido hermosa y estoy comenzando a aprender fariseo para poder leer a los poetas en su lengua. El Sr. Cadogan, quién trabaja en la embajada ha sido muy útil en esto. Es agradable, inteligente, educado. Nos cuida a Florence y a mi como su propiedad más preciada. Me agrada. Nos ha invitado a cabalgar hoy con él.” Henry, no puedes cabalgar. Si, puedo. ¿Y si se cae? Esperaré lo mejor. ¿Pero se hará daño? No me gusta que cabalgues. ¿Por qué no vienes con nosotros? Le temo a los caballos. Adiós. Srta. Bell. Este es mi lugar favorito en este lado del país. Luego del invierno el nivel de las aguas es muy alto y los pastores hacen nadar a su rebaño hacia abajo buscando los pastos del verano. A veces son miles de ovejas y los pastores andan entre ellas con unas pieles de cabra inflada. Si, lo he visto. ¿Lo ha visto? En los relieves babilónicos. Ya desde hace mil años lo hacían. Aún lo hacen. Es extraordinario.



Anuncios

Deja un comentario