MX: La Caliente 99.9 FM Cuauhtemoc

La Caliente 99.9 FM Cuauhtemoc, Online La Caliente 99.9 FM Cuauhtemoc Radio en vivo internet

¿Dios tiene hijos? ¿Qué, y un perro? ¿Un pastor escocés a lo mejor? Dios no tiene hijos. Está soltero. Y muy enfadado. No, estaba enfadado. ¿Y se le ha pasado? Adoran al Dios de otra época. Que no tiene amor. No es cierto. Le gustan los judíos. Dios ama a todo el mundo. ¡Dios es amor! Dios es quien es. ¿Y eso es especial? ¿Quién no es quien es? Pero ¿cómo se debería representar a Dios en una película? ¡Dios no sale en la película! ¿Entonces quién es Todd Hocheiser? Señores, quizás estemos abarcando más de lo que podamos apretar. No hace falta que estemos de acuerdo sobre la naturaleza de la deidad si podemos centrarnos en Cristo, sea cual sea su parentesco. Mi pregunta es: ¿nuestra representación es justa? Las he visto peores. ¿Reverendo? No hay nada que ofenda a un hombre razonable. Padre. El guion de la película es respetuoso y demuestra gusto y clase. ¿De repente es un experto? ¿Y usted qué piensa, rabino? No tengo ninguna opinión. ¿Qué tal nos ha ido? No Radio Bien. ¿Qué pasa? No encontramos a Baird Whitlock. Se fue del plató hace una hora y dijo que iba a su camerino, pero no está allí. ¿Se ha ido de juerga? ¿En mitad del día? ¿Estoy loco? No está loco, pero no. He comprobado en el Hasta las Dos, el Dan Tana’s, el Oxidado Radio Nada. ¿Se habrá ido a casa? ¿Has llamado a su mujer? ¿Qué ha dicho Laura? “No está en casa, nunca está en casa, es un canalla. Prueba con sus amiguitas”. ¿Y esa script? ¿Cómo se llama? ¿Francie? Afirmativo. ¿Falta alguna chica en el plató? No. Vale, ¿lleva una hora desaparecido? No nos preocupemos todavía. TINTORERÍA DE AL ¿Hobie? El estudio dice que has terminado aquí y te presentes en las oficinas. ¿Y eso? Te van a cambiar de imagen. Vale. Y el estudio dice que acompañarás a Carlotta Valdez a tu estreno. ¿Y eso? No la conozco. El estudio se encarga. Te van a cambiar de imagen. ¡Maldita sea! ¿Es por los gases otra vez, señora? ¿Señora? Señorita. ¿Tengo pinta de casada? No, señorita. ¡No! “Gases otra vez”. Pregúntale a él, él lo sabe. Muy bien, lárgate. ¿Qué tal estás, DeeAnna? ¿Qué tal estoy? Mojada. No creo que entre en ese culo de pez la semana que viene. Deberíamos tener el ballet acuático listo pasado mañana. En la escena del club, vestuario te preparará un vestido más favorecedor. ¿Has pensado en con quién podrías casarte? No voy a volver a hacerlo. Me he casado dos veces. Le costó mucho dinero al estudio acabar con mis matrimonios. Bueno, tuvimos que anularlos. Uno era con un mafioso de poca monta. Vince no era de poca monta. Y Buddy Flynn era el líder de una banda con un largo historial de narcóticos. Sí, es lo que digo yo. Los dos unos canallas. Casarme con un tercer canalla no me va a servir de nada. Te hemos ofrecido algún joven muy adecuado y limpio. Niños bonitos. Primos y sarasas. ¿Crees que si hubiera un hombre bueno y responsable no le habría echado el lazo? ¿Y Ärne Seslum? Es el padre, ¿no? Ya, ya. El matrimonio no tiene que durar para siempre. Pero, DeeAnna, tener un hijo sin un padre supondría un problema de relaciones públicas para el estudio. Las películas acuáticas nos funcionan muy bien. Pues ponte tú un culo de pez y cásate con Ärne Seslum. Las películas funcionan bien para todos nosotros y te lo debemos a ti. El público te quiere porque sabe lo inocente que eres. Eso es verdad. Veré si Ärne está dispuesto al matrimonio. ¿Seguro que es el padre? Sí, sí, claro que es el padre. Sí. Bastante seguro. Oye, Maxie, tráeme mi culo. ¡Oye, amigo, ven aquí! ¿Qué tal, Hobie? Hola, Scotty. ¿Vas a rodar en el estudio? El Sr. Mannix me ha sacado del western. Dice que voy a hacer una película en un plató. Han construido un salón. Querido amigo. Bienvenido. Laurence Laurentz. Y estás maravilloso, maravilloso. ¿Cómo te sientes? Bueno, el cuello está un poco apretado. No, no, no. Está bien, te queda de maravilla. Cuesta un poco acostumbrarse. Bueno, Hobie, este es nuestro plató. Y de hecho es cierto, sí, entras desde ahí tras haber visto la valija de Biff en el vestíbulo a pesar de que Allegra afirma que no ha estado en la casa. Estoy enamorado de Allegra. Desde luego. Pero he visto la bolsa de Biff. Desde luego. Y entonces aquí te encontramos Radio Hobie, te encontramos preocupado por una sospecha no expresada. Preocupado. Por la maleta de Biff. Por su valija, sí. Pero aquí está Dierdre, que alberga profundos sentimientos hacia ti y percibe la oportunidad. Dierdre. Dierdre, sí. Así que solicitado por ella, te unes a ella en el sofá y se desarrolla la conversación. ¿Entonces me va a “solicitar”, Sr. Laurence? Laurentz. Oh, perdone. ¿Me va a “solicitar”, Sr. Laurentz? ¿Es algo que debería preocuparme? No, solo te pedirá que te sientes con ella en el sofá, es lo que quería decir. Entonces se desarrolla la conversación. Entendido. Muy bien, muy bien. Vamos a intentarlo, ¿vale? Claro. Lo intentaré. Maravilloso, espléndido. Lo único que te sugeriría es que antes de tu primera frase, respondas a su frase con una risa amarga. Una risa amarga. Sí, creo que dadas tus sospechas no expresadas sobre Allegra, una risa amarga. Vale, Sr. Laurence, lo intentaré. Laurentz. Caray, lo siento mucho, Sr. Laurentz. Lo intentaré. “Alegremente bailamos”. -A, toma uno. Acción. Oh, Monty. Ven conmigo al diván. Parece que Allegra no vendrá, lo que es una lata. Pero seré tu pareja para el bridge. ¿Y ese mohín? Si fuera tan sencillo Radio Corten. Hemos cortado. Todos a primera. Muy bien. Maravilloso, de hecho. Pero vamos a probar de forma un poco diferente esta vez. Claro. Intentemos Radio Veamos Radio Lo primero, prescindamos de la risa amarga. Sin risa amarga. No hace falta, la verdad. Ha sido mala idea. Mala dirección. Es culpa mía. Demasiado pensado. Si usted lo dice Radio Pero podría hacer otra toma, intentarlo otra vez. Si quiere esa risa, desde luego que quiero dársela. No, no. Es totalmente innecesario dadas las circunstancias. Creo que el público puede leerte el pensamiento y supondrán tu amargura. Usted es el jefe, Sr. Laurence. Laurentz. Caray, lo siento mucho. Sr. Laurentz. Y esta vez intentemos mirar a Dierdre mientras hablamos. Mirarla a los ojos y decir nuestra frase con cierta compunción. Compunción, vale. Sí.



Anuncios

Deja un comentario