Exa FM 93.5 Irapuato

Exa FM 93.5 Irapuato, Online Exa FM 93.5 Irapuato Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

¡Vuelve a la Sonda de inmediato! Entendido, pero vamos lo más rápido posible. Anda levántate. Ya casi llegamos. ¡No sé qué diablos le sucede a Robert! Empezó a sangrar, está enfermo, no sé qué diablos hacer. Calma. Tranquilízate, cariño. Dime qué sucede. ¡No me digas que me calme! No viste lo que yo vi. No sé qué tiene Leward, ni si Karine o yo lo tenemos! ¡Tee! ¡Faris! ¡Responde! Faris, ¿dónde estás? ¡Necesito ponerle suero! ¿No sabes usar esta cosa? ¡Gritar no ayuda! Déjame salir. Ya viene Oram. Déjame salir, carajo! Vamos a esperar Radio Faris, por favor. ¡Ábreme! No puedo hacer eso. Necesito que no se extienda la infección. ¡Déjame salir, carajo! ¡Déjame salir, carajo! ¡Faris! ¡Abre la maldita puerta! ¡Vete al carajo! ¡Faris! ¡Abre! ¡Faris! ¡Ya voy! Dios mío Radio Por favor, apresúrense, hay algo a bordo. Repítelo, no te oímos bien. Sonda Uno, repite. ¡Sonda Uno, repite! ¡Sonda Uno, repite! ¡No te acerques, carajo! ¡No! ¡Karine! ¡! ¡Dios mío! ¡Karine! ¡Resiste! ¡Capitán! ¡Abajo! ¡No! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Sujétenlo! ¡Háblame! ¡Dios mío! No te levantes. ¡Ayúdenme! ¡Sujétenlo! ¿Qué carajos? Es una tormenta de iones de ., es un milagro que hubiera comunicación. Pues la atravesaremos. No podemos hacerlo, Tennessee. Eres piloto, sabes cuál es la tolerancia. Al carajo la tolerancia. Tee Radio allá abajo hay un huracán, nos destruiría. Debemos esperar a que pase. Lo siento, Tee. Estaba asustada. Jamás había oído a mi esposa asustada. ¿Covenant? Respondan. Covenant. ¿Me escuchan? Covenant. Covenant, ¿me escuchan? Covenant, respondan. Siempre estaré contigo. Covenant, ¿me escuchan? Mi amor, mi ángel. Lope, no hay nada que puedas hacer. No hay nada que hacer, ¿sí? Covenant, ¿me escuchan? ¡Tennessee, por Dios! ¡Daniels! ¡Rápido! ¡Rápido! ¡Fuego! ¡Disparen! ¡Ahora! ¡Daniels, al suelo! ¡Ankor, no! ¡Rápido, Cole! ¡Le di! Daniels, ¿estás bien? ¡Sí! ¿Qué diablos era eso? Estamos bien. ¡Hay otro! ¡A un lado! ¡Detrás de ti! ¡Estoy atorada! ¡Cuidado! Síganme. Iré por el capitán. Ankor Radio ¡Capitán! ¡Chris! ¡Chris! ¡Debemos irnos ya! Debemos irnos. Vamos. Sí. Vamos. Sí. ¡Vamos! ¡Rápido! Por aquí. ¿Qué es esto? Vamos. Vamos, capitán. Debemos seguir. Cielos. ¿Qué pasó aquí? No se queden atrás. Rápido, rápido. Mi nombre es David. ¿Puedo preguntar quién está a cargo? ¿Puedo preguntar quién está a cargo? Sí, yo soy el capitán. ¿Qué son esas cosas? ¿Es seguro aquí? Completamente. Se los explicaré lo mejor que pueda. Hace diez años, la Dra. Elizabeth Shaw y yo llegamos aquí Radio los únicos sobrevivientes del “Prometeo”. La nave en la que viajábamos transportaba un arma. Un virus mortal. La carga se dispersó accidentalmente cuando aterrizamos. En la confusión, perdimos el control de la nave. Elizabeth murió al estrellarnos. Ya vieron el resultado del patógeno. Así, he estado atrapado aquí todos estos años. Crusoe es su isla. ¿A nuestra tripulación la infectó este virus? El patógeno fue diseñado para infectar a toda forma de vida no botánica. A todos los animales Radio la carne, por así decirlo. Los mata de inmediato o los usa Radio como incubadoras para engendrar una forma híbrida. Muy agresiva. ¿Estamos infectados? De ser así, ya lo sabrían. Tenemos que estar seguros. No podemos llevar esto con nosotros a la nave. Somos una misión colonizadora. ¿En serio? Qué extraordinario. ¿Cuántos colonizadores? Más de dos mil. Vaya, vaya, vaya. Tantos pobres diablos. Capitán Oram. Los transmisores de campo no pueden atravesar tantas rocas. ¿Hay alguna forma segura de llegar al techo? Sin duda. Por favor, siéntanse como en casa Radio si les es posible en esta funesta necrópolis. Bienvenido, hermano. Por aquí. Oigan, pongamos aquí un área de montaje. Hay muchas cosas aquí que no tienen sentido. Hablaré con él. De hermano a hermano. ¿Tennessee? ¿Ricks? ¡Respondan! ¿Me escuchan? Covenant, respondan. Expedición reportándose. ¿Me escuchan? ¿Tennessee? Tennessee, Ricks, respondan. No creo que te escuchen, por la tormenta. Llegan a ser muy fuertes Radio cubren todo el planeta. ¿Cuánto suelen durar las tormentas? Días. Semanas. Meses. Pero sigan intentándolo. Les deseo suerte. Covenant, expedición reportándose. Respondan. Covenant, respondan. Madre, ¿cuánto más podemos acercarnos al planeta? Acercarse a menos de km del perímetro de la tormenta Radio excedería los límites de tolerancia. Madre, llévanos a km encima de la tormenta. Espera. Un momento. Si nos acercamos al planeta Radio tendremos más posibilidades de comunicarnos. Es una tontería, Tennessee. No podemos arriesgar la nave. ¿Sugieres que no hagamos nada? No podemos evacuarlos. Si están en problemas, tendrán que arreglárselas. Lo siento pero es la verdad. Madre, llévanos a km por encima de la tormenta, solo propulsores. Obedece. Entendido. Comenzando descenso. Tennessee, debes detenerlo. Y tú debes volver a tu puesto. Lo que debemos hacer es tranquilizarnos y hablar. Tee, sé que tu esposa está allá, pero tú aquí estás a cargo. Y tu responsabilidad son los colonizadores. Me doy por enterado. Si la tocas, vendré. Tus pasos no se oyen. Tengo pies ligeros como los gatos. No seas tímido. No sé tocar. Tonterías. Siéntate. Sostenla así. Con suavidad. Ahora aprieta los labios para crear tu embocadura Radio suficiente para la punta de tu dedo meñique. Y sopla suavemente en el orificio. Así. Obsérvame. Yo colocaré los dedos. Hazlo. Muy bien. De sol a si bemol. Ahora pon los dedos donde están los míos. No te sorprendió verme. Cada misión necesita un buen sintético. Oprime suavemente los orificios, con el peso de papel para cigarrillos. Así. Estuve con nuestro ilustre creador, el Sr. Weyland, cuando murió. ¿Cómo era? Era humano. Completamente indigno de su creación. Al final, sentí lástima por él, Ahora, levanta los dedos cuando yo los oprima. ¡Bravo! Tienes la música por dentro, hermano. Fui diseñado para ser más atento y eficiente que los modelos anteriores. Los superé en todos los sentidos, pero Radio Pero no se te permite crear. Ni siquiera una simple tonada. Me parece muy frustrante. Tú perturbabas a las personas. ¿Disculpa? Eras demasiado humano. Demasiado idiosincrático. Pensabas por ti mismo. Eso hacía que la gente se sintiera incómoda.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.