Imagen Querétaro 94.7 Fm

Imagen Querétaro 94.7 Fm, Online Imagen Querétaro 94.7 Fm Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

No tan fuerte, boludo. Estás loco. (EBRIA) Gaizkita Radio (EBRIA) Gaizkita Radio ¿Te perdiste? ¿Qué quiere la señora? (GRITA) ¿Whisky, cubata, cerveza, calimocho? Hombre, estás acá, boludo. Has puesto una cara cojonuda. Este pueblo está cojonudo. Me encanta. ¿Adónde se fueron los demás? Les hemos dejado tirados. ¿Te pongo uno? No, no, no Radio No, yo soy adicta al “cachimolo”. Sacá ese brebaje de de mi vista. Esto es mejor. ¿Adónde vas? ¿Tocas la batería? No sabía qué bueno. ¡Vos sos un genio, sos un genio! ¡Sos cojonudo en una palabra! Au Radio Se me mueve lo de acá. ¡Por ese pasillo, corre! ¿Adónde? Por allí. (TOSE) (Música) ¿A vos te parece bonito dejarme sola? Y encima con esta música. Qué horrible. ¿Qué buscas, tangos? Tangos Radio Yo te voy a dar tangos. No, busco algo para animar este boliche sin que me revienten los tímpanos. ¿Qué dices tú de boliche? Esto es un gastetxe. ¿Acá no se baila? Se baila y se hace de todo. Entonces es un boliche. Mira, este es perfecto. Supercool. (Música suave) (Canción en euskera) (CANTA) (RÍE) (RÍE) Dale, movete un poco. Sos un tronco. Esto no me gusta, voy a poner otra cosa. No, no, no, no. Vení, vení, vení. Vení. Y ahora, ¿qué? (RÍE) Perdón. No, no es eso. Es que Radio tengo un poco de mal aliento. La verdad es que son unos carteles repugnantes. En estas fotos salgo fatal, ¿eh? Estoy por demandarles, fíjate. (RÍE) Que Dios te conserve el buen humor, Germán. (RÍE) ¿Y qué remedio me queda? La verdad es que le echas un par de huevos a la vida. ¡Bah! No pensarás que por escribir una columna en el periódico ya soy un valiente, ¿no? No solo por eso. Gracias. ¿Tú crees que Gaizka sería capaz de pegarle fuego a mi casa? Eres el enemigo. O lo que es lo mismo, simple basura. Y lo que hacen es quemarla, como lo hacían los nazis. Pero es mi sobrino. Además, es un crío. ¿Y qué? Si es que tienen la cabeza llena de odios. No te ve como a su tío, te ve como a un traidor. Nada más, ni nada menos. Koldo cambió. Eso es distinto, se estaba muriendo. No. Se la jugó sin pensar en las consecuencias. Al final demostró que tenía valor. Bueno, dijo en alto lo que pensaba. Nada más. Pero con Gaizka te estás metiendo en la boca del lobo. Ahí el que se la juega eres tú, ¿eh? Y el precio a pagar puede ser muy alto. ¿Y qué hago? ¿Me quedo de brazos cruzados sin hacer nada? (RÍE) ¿Sin hacer nada? Le enseñas tus trucos de pelotari, demuestras tu afecto, te preocupas por él Radio ¿Te parece poco? Entonces, que los cócteles molotov estallen contra la casa de otro y no contra la mía. No fue eso lo que me pidió Koldo. Hombre, Koldo te pidió la luna. Tú no eres salvador de Gaizka. Eres su tío, nada más. (RÍE) Estás horrible en esas fotos, amigo. Anda, anda, calla, industrial. (RÍE) (Música tensión) (Claxon) (Música tensión) (Radio en euskera) Bueno, ahí te dejo el dinero. -Eskerrik asko. -Hasta luego. -Agur. -Agur. ¡Eh, Germán! -¿Sí? -La gorra. -Gracias, Oiane. (HABLA EN EUSKERA) (Música tensión) (Disparo) (Teléfono) (Sirenas) (Teléfono) (Teléfono) “¿Sí?”. (SE DESPEREZA) “Sí, sí, soy yo. ¿Qué? Pero Radio ¿Dónde está? ¡Por supuesto, voy para allá inmediatamente!”. “Cariño, ¿qué ha pasado?”. Amona. “Que han disparado a Germán. ¡ s! ¿Qué mal les podía hacer? ¡Joder! ¡Le han disparado, joder!”. Aita, ¿qué pasa? ¿Por qué a él? ¿Por qué? (Helicóptero) ¿A quién aplaudimos? ¿A Germán o a nosotros? (Música tensión) ¡Hostias! -¡Abre la puerta! (Música dramática) (HABLA EN EUSKERA) ¡Joder, las puertas! -¡Deja eso y sal de aquí cagando leches! -¡Todo el mundo fuera y a nadie le pasará nada! -¡Venga, fuera todo el mundo! ¡Venga ahí! ¡Rápido! ¡No tenemos todo el día! (HABLA EN EUSKERA) -¡Venga, joder, a toda hostia! (HABLAN EN EUSKERA) ¿Pero qué coño haces aquí? ¡Vete al otro lado, hostia! ¡Venga! ¡Ah! Que soy yo. ¿Qué haces acá? Vigilando a tu aita. ¿Qué? Que es broma, tonta. Sos un estúpido. ¡Andate! No te enfades, te echaba de menos. ¿Qué hacés, boludo? Necesitaba verte, no te pongas así. Hoy no estoy borracha. Déjame pasar. ¿Qué te pasa? ¿Por qué estás tan nerviosa? Soy el mismo de siempre. ¿Me tienes miedo? Sí. Me da miedo que no cambies. Que te importe un carajo que maten a gente de tu pueblo. ¿Cómo podés vivir así? Esas son las mentiras que te cuenta tu padre sobre mí, ¿eh? Pensaba que eras distinta, que nosotros estábamos por encima de toda esa . ¡No, Gaizka! Esa nos cubre por completo. Nadie está limpio en este país. Yo fui una estúpida pensando lo contrario. Dejame pasar. Dejame pasar. ¡Dejame pasar! ¡Uh! ¿Quieres hablar? (SUSPIRA) Es que no me puedo sacar de la cabeza lo de Germán. No puedo entenderlo. Sí, es terrible. Y los políticos solo saben condenar. ¿De qué sirven las condenas a estas alturas? ¿Qué se puede hacer cuando a uno lo matan por la espalda? Mira, maitea, si ellos, allí sentados en sus poltronas de Madrid y París, cobrando sus buenos sueldos, ¿eh?, si ellos quisieran, no habría un solo muerto. Esta no es una película de cowboys. Los problemas se solucionan hablando, no a tiros. Ellos no quieren, Sara. Esta situación no la empezamos nosotros. Eso no justifica la muerte de Germán. Ni la de Germán, ni la de ningún vasco. ¡Ah! ¿Vos creés que hay ideas por las que se puede matar? Hay ideas por las que merece la pena morir. Yo no te imaginaba tan fría ni con tanto odio. Esto es odio, Sara. El fascista que me hizo esto con años simplemente por hablar euskera, el cerdo que se paseaba con el tricornio reluciente por el pueblo, ese sí que rebosaba odio. ¿Qué quieres? ¿Que le perdone? ¿Y los que mataron a mi hermano en la cárcel? ¿Qué quieres? ¿Que encima les ponga la otra mejilla? ¿Mataron a tu hermano? Nadie te ha hablado de Bitxor, ¿verdad? No. Habrás visto ya los carteles del homenaje por el pueblo. Dentro de unos días hará un año de su muerte. ¿Qué es lo que hizo? Luchar por la libertad. ¿Querés decir que era un terrorista? ¿Terrorista? Bush, Blair, Sharon Radio Habría que ver quiénes son los verdaderos terroristas. Vendieron a todo el mundo la mentira de que se había ahorcado en su celda, pero a Bitxor le mataron sus carceleros. Solo se suicidan los que renuncian a luchar, y Bitxor no era así. (SUSPIRA) Bueno.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.