Radio Alegria 95.7 FM

Radio Alegria 95.7 FM, Online Radio Alegria 95.7 FM Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

Encenderé la luz. Quiero verte bien. Déjame que te mire. Tengo poco que ver. Eres como yo había pensado. ¿Habías pensado en mí alguna vez? Claro. Al saber que era general me puse muy contenta. ¿Te lo dijo el tío Pablo? No, antes me lo había dicho mi madre. No la conoces, ¿verdad? No, no la conozco. Es raro. Vivimos muy lejos y Radio Yo también creía que nos separaba mucho camino. Y ahora, con el automóvil de tío Pablo, Radio estamos a un paso. Es una pena que no la conozcas. Mira qué guapa. Para mí más guapa que ninguna. Sí que lo es. Y buena. No sabes cuánto la quiero. Es tu obligación. Como no he conocido a papá, la quiero por los dos. Cuántas noches hablo con ella al acostarme. Al apagar la luz del dormitorio del colegio. Luego me duermo y sueño que es verdad. Ahora ese cariño lo tendré que repartir contigo. Desde hoy te quiero también y cada día te querré más. Y te alegrarás de que te quiera, y se te notará esa alegría. Sí, Marisol. Ríete, abuelo. Se ríe No me sale. Debes aprender, si me quieres. No me hagas quedar mal. ¿Por qué? He dicho a Taya y Elizabeth que en días te enseñaba a reír. ¿A mí? ¿Qué? Tiene gracia, hacerme reír a mí. A mí no hay quién me haga reír, criatura. Adiós. Adiós. ¿Este campo aún es de la finca? Aún. TODOS: “Adiós”. Es un rato larga tu finca. La mejor de la comarca, llega hasta la laguna grande. Allí vamos. Oye, abuelo. ¿Seguro que hay carpas? Hace años que trato de saberlo. ¿Te aburres? No, qué va. La pesca es estupenda. Es un deporte muy saludable. Fomenta la virtud de la esperanza. Mira. ¿Eh? Al fin me he salido con la mía. Hay carpas aquí, podemos irnos. Vamos a la otra orilla. Las carpas estarán allí. No, pertenece a los Continenza, no nos tratamos. ¿Por qué? Viejas rencillas. Tu padre reprimió la piratería en este lago. Me encantan los piratas. Barbarroja le dio un estacazo a tu padre en la cabeza. Traidor. Y me lo trajeron hecho una pena. Pedí explicaciones a los Continenza. La madre me mandó a paseo. Desafié al padre, se rió y le negué el saludo. Por eso no puedo pescar carpas allí. ¿Dónde está Barbarroja? Continenza tiene niños, Radio años y una bronquitis crónica. Ya va bien. Me alegro. Como tú eres chica no me enfrentarás con los hijos de Barbarroja. Carina mía, Radio Santa Lucía Radio Ay Radio ¡Ay! Marisol, esos gorgoritos, como les llama tu abuelo, Radio son una decepción musical. ¿Comprendido? No lo puedo evitar. Me salen a traición. ¿No será más bien que te diviertes al enfadarme a mí y a tu abuelo? No, eso no. Hoy hace un mes que llegaste. Sí. Y somos buenas amigas. Ji, ji. Tú no debes olvidar tu destino. ¿Sí? Eres la heredera de una casa noble. Tienes que prepararte para ello. ¿Estamos? Sí. Tu formación social debe ir encaminada a ese mañana. Y procura olvidar poco a poco todo aquello que has dejado allá. Y que un día, por su condición, pudiera sonrojarte. ¿Entiendes? Me parece que sí, pero ¿me lo explica más fácil? Llora Debes pensar que has nacido aquí. Y que aquello no lo has visto nunca. ¿Comprendes? Creo que la comprendo demasiado bien. Marisol, ven aquí. ¿No subes a reñirla? ¿No me crees capaz? No. Te lo demostraré. Abuelo. Marisol. Hola, sobrina. Hola, tío. ¿Dónde vas? Quiero hablarte. ¿Te pasa algo? No. ¿Qué querías? Que Radio Quiero marcharme a España. Bah, como si lo viera. Elizabeth te ha regañado y con razón. Esos gorgoritos Radio ¿ha sido por eso? Sí, abuelo, ha sido por eso y quiere que me olvide de ellos. Sí. Debes obedecer a tu profesora. No. Con los gorgoritos quiere que me olvide de otras cosas. ¿De qué cosas? De todo lo de antes. De mi madre también. Eso no te lo habrá dicho. Así no, pero de otra manera. Yo quiero irme, abuelito. No he recibido ni una carta de mi madre y en el colegio me escribía. Quiero ver qué le pasa. Está perfectamente. No lo dudes. Yo no lo sé. Y tengo una cosa aquí que Radio Marisol, yo soy tu abuelo. Y debes hacer caso de todo lo que yo te diga. ¿Bronquitis? Quiero hacerte caso, pero ¿tú cómo lo sabes? Pues Radio ¿Quién te lo ha dicho? Pues a mí me lo dijo Radio Debes fiarte de tu abuelo. Claro que sí. Es incapaz de un acción torcida. Si no tendría la nobleza de confesarlo Radio como tú y tu padre confesasteis vuestras mentiras. Él no puede ser menos que vosotros. Te hago justicia, ¿verdad qué sí, general? No callarás, malvado. Rómulo. ¿Sí? Échalas al correo con urgencia. Bien, señor. Marisol. ¿Sí? Hija Radio toma. Te las quería dar juntas para que te alegraras más. No mientas, no iba a dárselas nunca. Ya lo sé. Soy viejo y a la vejez han venido los celos a visitarme. Tú eres mi último cariño. Y puedes irte a España cuando quieras. Bien, abuelo, ya lo iré pensando. Antes he de leerme todas estas cartas y Radio aprendérmelas de memoria. ¡Traidor! Calma. No corras. No te pongas en mis manos. He sido general, ven aquí. ¡No me coges, no me coges! No corras. ¿Eh? Abuelo. ¡Abuelito! Pies, para qué os quiero. Ahí viene. Abuelo. No huyas. ¿Qué es eso, abuelo? Una cosa con patas. Una sorpresa que quería darte al cumplirse tu primer mes aquí. Podrás llevártelo a España. Sabes que no, tramposo. La, la, la. Corre, corre caballito. Vamos, está aquí Marisol.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.