CAPITAL FM 104.9

Online CAPITAL FM 104.9 Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Yo los conozco de antes. Me iba de marcha con ellos. Querían que fuera su agente. Les dije que estaban chalados. Ser agente de un grupo de música pop no es trabajo para hombres. ¿Has leído el libro que te di? ¿Qué libro? “Dioretix, la superioridad de la materia sobre el espíritu”. Léelo, y pronto. Ese libro te cambiará la vida. Lo encontré en un Maserati en Beverly Hills, ¿entiendes? Hay mucha gente que no se da cuenta de lo que está pasando. Les parece que la vida es una serie de sucesos sin relación alguna. No se dan cuenta de que existe algo que es como una especie de red que lo envuelve todo. Te doy un ejemplo, para que veas qué quiero decir. Imagínate que estás pensando en un plato de gambas. Y, de pronto, alguien dice: “plato”, “gambas”, o “plato de gambas”. Sin explicación. No tiene sentido buscarle una explicación. Todo eso forma parte de la inconsciencia cósmica. ¿Tomabas muchos ácidos en la época hippy, Miller? Te pongo otro ejemplo. Actualmente a todo el mundo le interesa ese rollo. En los supermercados venden libros sobre el Triángulo de las Bermudas, los OVNIS, los mayas que inventaron la tele y cosas por el estilo. Yo no leo esos libros. Para mí es lo mismo. No hay ninguna diferencia entre un OVNI y una máquina del tiempo. La gente se obsesiona tanto con esas cosas que ya no ve el conjunto. Sudamérica, por ejemplo. En Sudamérica desaparecen miles de personas cada año. Nadie sabe dónde están. Simplemente desaparecen. Pero, si te paras a pensarlo, te das cuenta de algo. Tiene que haber habido una época en la que no había gente, ¿no? – Sí. ¿De dónde salió todo el mundo? Yo te lo digo: Del futuro. ¿Y adónde va a parar toda la gente que desaparece? ¿Al pasado? – ¡Correcto! ¿Y cómo hacen para llegar allá? ¿Y yo qué coño sé? Platillos volantes. Que son, en realidad, sí, lo has entendido, máquinas del tiempo. Yo pienso mucho en ese tema. Donde mejor pienso es en el autobús. Por eso no conduzco. Ni siquiera sabes conducir. No quiero saber. No quiero aprender. ¿Entiendes? Cuanto más conduces, menos inteligente eres. Creo que vi un OVNI una vez. Daba miedo con todas esas luces de colores, y los ruidos. Ruidos y luces que nunca había visto ni oído antes, algo muy extraño. Bud, ¿crees que todos los recobradores se atienen al código? ¡Por supuesto! Muchos coches están destrozados, pero en el % de los casos fue el cliente. ¡Cabrones! Ofrezco mil dólares por el Falcon. Eso es soborno, Napoleón. ¿Quién diablos habla? ¿Napoleón? ¿Con quién cojones quiere hablar? Te doy mil dólares si me dices dónde está el coche, Napoleón. ¡Que ten por culo, hijo de puta! ¿Diga? ¡Hijo de puta! Un Chevy Malibú del ‘, .. ¡Estamos esperando! Con ese dinero nos compramos diez. ¿Creéis que lo encontraréis? – ¿Por qué vale tanto? ¿Qué hay dentro? ¿Drogas? Los hermanos Rodríguez están en contra de las drogas. Yo también, pero hoy es mi cumpleaños. Ese hijo de puta sigue abajo. Me da igual lo que tardéis, maricones. Un recobrador tiene tiempo toda la noche, todas las noches. ¡Dios santo! . dólares. Hola, habla Leila. Por favor, déjame tu nombre,


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.