Radio Life A7D

Online Radio Life A7D Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua.
Información De Contacto… Sus comentarios son importantes para nosotros.
Teléfono: 8332639369

Vosotros, seguidme. No creo que esas esclavas le sirvan para repoblar Asiria. Nadie puede querer una esclava si no es como esclava. No se puede despreciar ese oro. La exigencia de Falek oculta algo que ignoramos, pero que debemos impedir. Si existe una ocasión para estar unidos, es esta. ¿Debemos decir que no? No es difícil decir que no. Ni es difícil decir que sí. Sólo quisiera saber la razón de tan insólita petición. Hay un solo modo de conocerla. Hace tiempo que sabía de las diss entre tus hermanos y tú. Si algún día decidieras enfrentarte a ellos, me pondré de tu parte, incluso con las armas. No veo natural que dos hombres y una mujer deban reinar sobre un imperio. ¿De veras? Es más natural que quienes reinen sean un hombre y una mujer. Entre dos se puede reinar sobre un imperio, y sobre dos. ¡Dos sobre dos! ¿Crees que asirios y babilonios pueden estar de acuerdo? ¿Por qué no? ¿Entonces por qué no empezamos a estarlo nosotros dos? Nunca me había sentido así. Me parece estar caminando por las nubes. Tengo. muchas ganas de descansar. Ningún secreto se me ha resistido. Dime, ¿por qué quieres a todas las esclavas? ¿Por qué? ¿Por qué, Falek? ¿Cuál es tu plan? Quiero casarme con una, y lo voy a hacer por las buenas o a la fuerza. Es el único modo de poder presentarme en la Hélade sin provocar una guerra de resultado incierto. No quiero arriesgar mi caballería contra aquellas gentes. Sé que ella se encuentra entre las esclavas de Babilonia. Debo identificarla. ¿A quién buscas? A la reina de Hélade. Llegan nuevas esclavas. ¿Cuándo se acabará esto? Rápido, encadenad a las recién llegadas. Perdona. ¿No puedes dormir? No. ¿Por desesperación o porque esperas? Porque espero. ¿Quién eres? Una esclava, como todas. ¿ Ytú? Me llamo Gita, y soy adivina. Tres veces cambiará tu destino. Te ha sucedido una vez. Y está a punto de suceder de nuevo. Dentro de no mucho llegará la tercera. Pronto estarás junto a tu hombre. ¡Elfugitivo está allí! Hércules, Hesperia, todos esclavos. Nadie lo sabe. Yo huí con su ayuda. Me envió a buscarte. ¿Dónde está? Dímelo. Sálvala. Dime, ¿dónde se encuentra? ¿En Nínive o en Babilonia? Allí está Babilonia. Allí está Nínive. Hesperia está en Babilonia. Algún día me la pagarán. Hay que seguirle, no perseguirle, y atacarle, antes de que cruce la frontera. Nuestro gran amigo Falek conoce un secreto, pero lo secretos, cuanto menos gente los sepa, mejor. Por lo tanto, el destino del rey Falek está marcado. Desaparecido Falek, deberá tener un heredero que haga realidad su idea. No cabe duda de que tendrá un heredero. Y yo tengo el honor de inclinarme ante él. Me alegro de que todo haya terminado. Tranquilo, Falek no me gusta. Pero has estado en su aposento. No te permito que juzgues lo que hago. Te lo advierto, Monsor, si no quieres perderme. En los subterráneos de Babilonia, vive entre las esclavas una mujer que uniéndose a uno de mis hermanos podría convertirse en mi rival. Si fueras tan fiel como dices, ya la habrías descubierto. Pero yo no lo sabía. ¿Aqué has venido? He venido a decirte que tus hermanos desean verte. ¿Así que la reina de la Hélade se esconde entre nosotros? Claro que para mí, este asunto no tiene la menor importancia. Por lo demás, será mejor eliminar este peligro, siempre que mis nobles hermanos estén de acuerdo. También pienso lo mismo. Eliminémoslo y no se hable más. ¿Qué piensas, Tanit? No temo a ninguna rival. Pero me adhiero a la decisión de mis hermanos. Entonces hay que actuar cuanto antes para aplastar a la víbora que anida en los subterráneos de Babilonia. Y por lo tanto, a quien indique quién es, de entre las esclavas, la reina de Hélade, se le concederá de inmediato la libertad. Nuestros reyes os están dando la prueba de su benevolencia, pero esperan de vosotras un comportamiento honesto. Tenéis de plazo hasta mañana, y habrá premio para todas: un grupo de de vosotras no irá a trabajar. ¿Habéis comprendido? de vosotras no irán a trabajar, descansarán. Déjalas así día y noche, sin beber ni comer. Pero cuidado, ninguna debe morir. Debes empujarlas hasta el límite del sufrimiento, pero sin llegar a lo irreparable. ¡Traición! ¡Vamos, atacad! Babilonios. Mis enemigos. Me has salvado la vida, no lo olvidaré jamás. Vamos, hay que ayudar a mi rey. A él le debemos nuestra salvación. Debo darte las gracias. ¿Qué te importa mi nombre? Son mis múss lo que te interesan. Quienquiera que seas, me has dado la prueba que puedes desempeñar la empresa que me propongo. Y cuando lo consigas tendrás de mí todo lo que quieras. Pero te pongo una condición: deberás traer a la mujer respetándola y pensando desde ahora que ella es mi esposa. No estarás solo en esta empresa. Vear y alguno de mis hombres irán. Mientras, haré llamar de Asiria a mi caballería, y esteré dispuesto a intervenir en Babilonia en el momento oportuno. Así podré ayudarte. Acepto. Desempeñarás la empresa en mi nombre y para mí. Me serás fiel. Júralo. Lo juro. Es una empresa que no puedes llevar a cabo solo. Estos hombres te acompañarán. Vear, para que no le reconozcan se dejará crecer la barba. He mandado preparar una tienda para que descanses.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.