MX: Halcon Stereo 104.3 FM Ciudad Jimenez

Halcon Stereo 104.3 FM Ciudad Jimenez, Online Halcon Stereo 104.3 FM Ciudad Jimenez Radio en vivo internet

con Baird hoy. Corrijo. Era Thora Thacker. No, es Thessaly. Dile que ha tardado más en el médico. Podrá verle en el plató mañana a primera hora. Anotado. ¿La última parte es verdad? Esperemos. Por cierto Radio Quiero una lista de quien trabajara en “Con alas como las águilas” y siga en el estudio. ¿”Con alas como las águilas”? Ha pasado mucho tiempo. Aparte de Baird y el director, no será una lista larga. Ya. Consíguemela. ¿Eso es todo? No, una cosa más. Ha llamado un tal Sr. Cuddahy. Dice que le conoce. Dice que es urgente que le vea una última vez. Ha sugerido en el mismo sitio a las siete de la tarde. ¿Por qué? No importa. Vale. Dile que iré. ¿Volvemos a tu casa? Qué aburrimiento. Hola, C.C. Creía que podríamos ir al lago Radio Hola, Eddie. ¿Me enseñas lo que tienes de “Alegremente bailamos”? Es con lo que estoy. Le pondré música. LAURENCE LAURENTZ PRESENTA ALEGREMENTE BAILAMOS ¡Taxi! ¿Volvemos a tu casa? Qué aburrimiento. Creía que podríamos ir al lago Onondaga el fin de semana. Solo nosotros dos. No tengo mi valija. La he dejado en tu vestíbulo. No necesitarás más ropa. Me parece bien. Si no te importa perderte tu propia fiesta, Allegra. Me parece bien. Y perderte a Monty. También me parece bien. Pobre Monty. Lo que Monty no ve Radio Monty no lo siente. Oh, Monty. Ven conmigo al diván. Parece que Allegra no vendrá, lo que es una lata. Pero Radio Marcha atrás. ¡Marcha atrás, marcha atrás! No debería llevar pañuelos. Parece que Allegra no vendrá, lo que es una lata. Pero seré tu pareja para el bridge. ¿Y ese mohín? Es Radio complicado. Un placer volver a verle, Sr. Mannix. Gracias por volver, Mannix. No hay de qué. Nos va a tener en vilo hasta el final, ¿no? No es una treta, es una decisión importante. Desde luego. No hay problema. Pero al consejo le ha preocupado que no haya podido darles un sí y me han autorizado que le diga esto. Si firma, el contrato es por diez años. Sí. Lo entiende, ¿verdad? Eso le garantiza que sus acciones serían rentables. No tendría que volver a trabajar si decidiera jubilarse al acabar. Piénselo. Un empleo para toda la vida. No sería un asalariado con pretensiones como es ahora y dirigiría un negocio, no un circo. ¿Una copa? ¿Un pitillo? No, no. Tengo que irme. Debería hablarlo con mi mujer. Claro. Háblenlo, piense en la familia y avísenos por la mañana. Por cierto Radio Si cree que esto es un soborno, tiene toda la razón. Tiene dos hijos, ¿no? Un niño y una niña. Sí. Esto les encanta. Antes eran los trenes. Hola, Hobie. Hola, Carlotta. ¿Me he retrasado? No, no es nada. Muchas gracias por venir a la película conmigo. No sé si te gusta el ganado, pero creo que tiene sus momentos. Estás muy guapa. Gracias, Hobie. Seguro que me gustará. Me gustan todas tus películas. Y a mí me gustan las tuyas. Son una locura. ¿Es difícil bailar con todos esos plátanos en la cabeza? No, lo puede hacer cualquiera. Hay que usar las caderas, los labios, los ojos y los muslos. HOMOLOGADO PARA AVIONES LOCKHEED El pequeño Eddie quería que te contase lo de su partido de béisbol. Ganaron. Estupendo. Caray, no llamé al entrenador. ¿Eddie jugó de shortstop? Y lo hizo tan bien que quiere seguir ahí. Qué bien. Se solucionó solo. Y a Darlene le ha salido muy bien el examen de español. Qué bien. Estaba preocupada. Gracias por calentar el asado, cariño. ¿Un vaso de leche caliente? No, gracias, cariño. Café. Tengo que volver al estudio. Unas cuantas cosas que atender. Jo, otra noche que trabajas hasta tarde. Sabes, Lockheed ha mejorado su oferta. Sería mucho dinero y el horario no sería una locura como este. Está bien que te quieran. Sí. Desde luego, pero Radio ¿Tú qué crees? Quieren saberlo mañana. Me gusta que sean menos horas. Pero ¿qué crees tú, cariño? Tú lo sabes mejor. ¿Qué tal con el tabaco, corazón? Ya sabes. Las gentes de Los Ángeles se preparan para la vida nocturna o para dormir. Pero Eddie Mannix no hará ninguna de las dos cosas. Incluso en Malibú, más al oeste, se ha puesto el sol, dejando que el vasto e incansable mar se lance ciegamente contra la costa. Los comunistas disfrutan de un infrecuente momento de ocio, un breve receso en su lucha. Baird Whitlock se ha convertido en acólito suyo, un converso a su causa, su creencia inducida, pero no renuente. Ahora trata de aprender más del profesor Marcuse y se compromete aún más con la misión de precipitar el fin de la historia y traer al hombre nuevo. Herb, a eso exactamente me refería. Es lo que me pasó cuando fui a Reno con Danny Kaye y me pidió que la afeitara la espalda. Exactamente lo mismo. Porque pensé: “¿Quién se beneficia?”. Además, la verdad, todo el mundo cree que Danny es imbécil. No es imbécil en realidad. Es la teoría que genera su propia antiteoría. Pero bueno, estábamos Danny y yo. Y pienso en qué demonios hago con una maquinilla en la mano. Me dice que es para una película de Norman Taurog. Pero está allí Judy Canova, que conoce a Norman. Y me dice: “Danny no está haciendo una película de Norman Taurog, solo quiere que le afeites la espalda”. Y ese es quien se beneficia. VIEJA LUNA PEREZOSA En un distrito más animado, las gentes de la Ciudad de los Sueños se reúnen para inspeccionar el tejido terminado de otra delicada pieza, otra película, otra porción de bálsamo para el dolor de una humanidad esforzada. VIEJA LUNA PEREZOSA ¿Dónde está? Para el carro, estoy aquí. ¿Qué te preocupa, Curly? No es culpa mía que me haya visto llevarme el pastel del alféizar, Srta. McGraw. ¿No es culpa tuya? ¿Y de quién es, Curly? Pues de esa luna llena perezosa y loca. Hace dos semanas, no me habría visto. ¡Maldita seas, luna! ¿Para qué sirves? No sé qué tal estará esta parte. Solo pude hacer una toma de la canción. Ojalá nunca hubiese luna. ¡Ojalá no hubiese mujeres mandonas! No le eches la culpa a la luna, Curly. No puede evitar brillar. Vieja luna perezosa, sigue brillando. ¡Maldita seas! Has entregado a Curly Strimlin a las autoridades por última vez. Vieja luna perezosa Radio Brillando por estar en la vieja plantación por la que solía vagar. Ilumina mi cansado camino de vuelta a casa. ¡Maldita sea! ¿Dónde se ha metido? Brilla por mí. Otra parte de la ciudad, otro elenco de



Anuncios

Deja un comentario