MX: La Grandota 97.5 Ciudad Camargo

La Grandota 97.5 Ciudad Camargo, Online La Grandota 97.5 Ciudad Camargo Radio en vivo internet

Esa es su función. Es lo que hacemos aquí. ¿Sí? Sí. Confirma lo que ellos llaman el statu quo. Podemos decirnos que estamos creando algo con valor artístico o que el negocio del cine tiene una dimensión espiritual. Pero la verdad es que ese pez gordo, Nick Schenk, está en Nueva York dirigiendo la fábrica y sirviendo golosinas a Radio Lo que llamaban pan y circo para Radio ¿Qué Radio ? Escúchame, macho. Nick Schenk y este estudio se han portado bien contigo y todo el que trabaja aquí. Si te vuelvo a oír hablar mal del Sr. Schenk, será lo último que digas antes de meterte en la cárcel por colaborar en tu propio secuestro. Eddie, no Radio ¡Nunca haría algo así! ¡Cállate! Vas a salir ahí y vas a terminar “¡Ave, César!”. Vas a decir ese parlamento a los pies del buen ladrón y te vas a creer cada palabra que digas. Lo vas a hacer porque eres actor y ese es tu trabajo. Como el director hace su trabajo y el guionista y la script y el tipo de la claqueta. Lo vas a hacer porque la película tiene valor. Y tú tienes valor si sirves a la película. No lo vas a volver a olvidar. No lo olvidaré, Eddie. Desde luego que no. No mientras yo dirija este antro. Baird. Sal ahí y sé una estrella. ¡Sr. Mannix! Como va a su coche, he pensado que querría llevarse esto. ¿Qué es? De DeeAnna Moran. Gracias y no va a necesitar adoptar a su bebé. Le pidió a Joe Silverman una cita para cenar ayer y debe de haber ido bien. Fueron a Palm Springs y se casaron a las tres de la mañana. ¿Estará fuera mucho tiempo? Tenemos que repasar la agenda de hoy. No, menos de una hora. Un recado personal. Es un ramo bonito. Lo ha apuntado a la cuenta del estudio. Ya. Venía a verte. Buenos días. Siento lo de ayer, Thora. No sabía que aparecería tu hermana. Bueno, sea así o no, he aprendido mi lección. Digas lo que digas hoy, Eddie Mannix, mi columna de mañana es sobre Radio “Con alas como las águilas”. Thora, yo en tu lugar no lo haría. Estoy segura de que no. No, no, no lo entiendes. Vamos a sentarnos. Sé valorar mi propio interés. Esta será la historia del año. Y el grupo Hearst está buscando una columna sobre Hollywood. ¿Y crees que con esto te la ganarás? Sabes que sí. Baird Whitlock, tu estrella más grande, consiguió su primer gran papel en “Con alas como las águilas” por practicar la sodomía con el director de la película, Laurence Laurentz. Todos hemos oído la historia. Pero hay una cosa que no sabes. Tu fuente es comunista. Si lo publicas, se ignorará por ser una difamación de los rojos y a ti se te ignorará por títere de los rojos. Burt Gurney ha abandonado el país. La célula de la que formaba parte ha sido desmantelada por la policía. Te habrá parecido creíble porque es el protegido del Sr. Laurentz, pero no querrás que te vean como portavoz de Burt Gurney después de esto. ¿Cómo sabías que Burt era mi fuente? Ayer por la noche hablé con Laurence y até cabos. Bueno, no tiene sentido enviártelas ya que nos hemos encontrado. Como disculpa porque Thessaly se metiera en medio ayer. Valoro nuestra amistad, Thora, pero tengo algo importante que hacer. ¿Por qué te arrodillas ante este hebreo, Autóloco? Me he encontrado con él antes, Graco. Junto al pozo de Josafat. Y qué hombre. Es un sacerdote de los israelitas, despreciado hasta por los demás sacerdotes. No. Durante la marcha de ayer, castigado por el polvo del camino, intenté beber el primero en el pozo, antes que los esclavos a mi cargo, cuya sed era mucho mayor que la mía. Un romano bebe antes que un esclavo. Este hombre estaba dándole agua a todos. No veía ni romanos ni esclavos. Solo veía hombres, hombres débiles, y les prestaba socorro. Veía sufrimiento que procuraba calmar. Veía pecado y daba amor. ¿Amor, Autóloco? Vio mi propio pecado, Graco, y avaricia. Pero en sus ojos no vi sombra de reproche. Solo vi luz. La luz de Dios. Querrás decir de los dioses. No, amigo Graco. Este hebreo es hijo del único Dios, el Dios de una tribu lejana. ¿Y por qué no iba a aparecer el elegido por Dios aquí, entre estos extranjeros, para cargar con sus pecados? Aquí, Graco, en esta tierra bañada por el sol. ¿Por qué no iba a tomar esta forma, la forma de un hombre corriente? Un hombre que nos trae no las viejas verdades, sino una nueva. ¿Una nueva verdad? Una verdad más allá de la verdad que podemos ver. Una verdad más allá de este mundo. Una verdad no contada con palabras, sino con luz. Una verdad que podríamos ver si tuviéramos Radio Si tuviéramos Radio ¡Corten! ¡Fe! ¡Si tuviéramos fe! Fe. ¡Fe, fe! ¡Maldita sea! A primera. ¿No era Radio ? Lo han cambiado. Lo has dicho casi todo. No está mal. Muy bien, espera. ¿Me podéis secar? Sudo como un cerdo con esto puesto. ¡Su puta madre! Perdóneme, padre, porque he pecado. ¿Cuánto hace desde tu última confesión, hijo? Han pasado Radio ¿Qué? Veintisiete horas. Es demasiada frecuencia. No eres tan malo. No sé, padre. He fumado un pitillo a escondidas. O dos. No he llegado a casa a tiempo para la cena. Y Radio Y le he pegado a una estrella de cine con rabia. Muy bien. Cinco avemarías. Vale. Vale. ¿Padre? Sí, hijo. ¿Puedo preguntarle una cosa, padre? Claro, hijo. Si hay una cosa que es fácil, ¿eso es malo? ¿Fácil? Sí, fácil de hacer. Fácil de Radio Como un trabajo fácil. No es un trabajo malo, no es malo. Pero hay otro trabajo que no es tan fácil. De hecho, es difícil. Es muy difícil, padre. A veces no sé si podré seguir haciéndolo, pero parece lo correcto. No sé cómo explicarlo. Dios quiere que hagamos lo que está bien. Sí. Sí, claro que sí. La voz interior que te dice lo que está bien viene de Dios, hijo. Ya, lo entiendo. Es su forma de decir Radio Sí, ya, lo entiendo. Sigue lloviendo en Gallup, Nuevo México. El equipo de “Tucumcari” ha rodado los fondos para “Llegó la lluvia”. Que rueden el final con el tiempo que haga y cambiamos el título. “La tempestad de Tucumcari”, “Borrasca en el desierto”, “Contén la tormenta” Radio Las historias empiezan, las historias terminan. No sé, pásaselo a los guionistas. Y así ha sido. Las llamadas de hoy. Añade una llamada al Sr. Cuddahy, de Lockheed. ¿Una llamada larga, corta Radio ? “Gracias, pero no, gracias”. ¿Es muy larga? Pero la historia de Eddie Mannix Radio



Anuncios

Deja un comentario