MX: XS 92.9 FM Ensenada

XS 92.9 FM Ensenada, Online XS 92.9 FM Ensenada Radio en vivo internet

¿te acuerdas? Sí. ¿Cuánto tiempo estuviste destinado en Burgos? Pues el tiempo de hacer el curso, la academia Radio Ana Radio Vete a buscar a papá y dile Radio que tenemos que estar en Madrid a las nueve. Risas. Griterío de Maite e Irene. ¡Uy, uy, uy! Qué mojada estás. Meona, que eres una meona. Y ahora a dormir. ¡No me pongas esa cara, que no me gusta nada! No es tu hora. Sí, ya sé yo lo que quieres, pero tienes que esperarte un poco, ¿no? Impaciente, que eres una impaciente. (Radio) La he encontrado, he encontrado a la mujer ideal Radio Compañera perfecta para Radio ¡Uy! ¡Me has mordido! ¡Habrase visto qué niño! (Radio) Conocerla hace años y no haberla comprendido hasta hoy. Pero ella levantó el velo y yo entré en el Radio Oye, Rosa, ¿los niños cuando nacen tiene ya pelo? Depende, lo notas por los ardores. Yo con Jacinto tuve unos ardores de estómago terribles. Cuando una madre tiene ardores durante el embarazo es seguro que el crío trae mucho pelo. ¿Cuántos hijos has tenido? Cuatro. El último se me murió. Yo conozco al que está en Alemania. Ese, María, que vive en Barcelona, y Jacinto. ¿Te acuerdas de él, cuando fuimos al pueblo el año pasado con tu madre, que en paz descanse? Pues no, no me acuerdo. Mire, déjame. Tienes que ponértelo así, ¿ves? ¿Te fijas, eh? Me acuerdo cuando tú naciste. Qué disgusto le diste a tu padre. Dios le castigó: Tres hijas, menudo parto el tuyo. Con fórceps te tuvieron que sacar. ¿Qué es eso? Pues que no querías salir y te tuvieron que obligar. El doctor, el anestesista, la comadrona Radio No podían sacarte del vientre de tu madre ni tirando con todas sus fuerzas. ¿Qué te parece? Radio de fondo. Si te miras en el espejo y te fijas, verás que todavía tienes unas marcas aquí. ¿Aquí? Tu madre, pobrecita, quería darte de mamar, pero como era tan pálida de piel, tan delicaducha, pues no pudo ser. Así es que quien de verdad te ha criado he sido yo. ¿Tú me has dado de mamar? No, mujer. El biberón. Tú tienes el pecho muy grande. ¿Me lo enseñas? Oye, niña, ¿qué te has creído? ¿Te has creído que esto es un circo? Radio de fondo. Anda, enséñamelo. Cuento hasta cinco con los ojos cerrados y luego los abro. Uno, dos, tres, cuatro y cinco. ¡Uy, qué grandes! Timbre. Anda, vete a ver qué quiere esa bruja. Timbre. Música de copla. ¿Esta? Es Maricruz la mocita, las más bonita del barrio de Santa Cruz Radio Entonces tendrá que ser esta, ¿sí? El viejo barrio judío Radio ¿Quieres verla desde más cerca? Y desde la Macarena la vienen a contemplar, pues su carita morena hace a los hombres soñar. ¿Quién es, mamá? Pues si no es mamá, ¿quién podrá ser? ¡Ay, Maricruz, Maricruz! Maravilla de mujer Radio ¿Mi hermana? ¿Tu madre? ¿Una amiga? Y por jurarte yo eso me diste en la boca un beso que aún me quema, Maricruz. ¡Ay, Maricruz!, ¡ay, Maricruz! Fue como pluma en el viento el juramento, y a su querer traicionó. La postal del lago. De aquellos brazos amantes Radio Has estado en Suiza con el abuelo. Cuando eras joven. No. Este hotel te recuerda al viaje de novios que hiciste. El lago al amanecer era precioso, lleno de cisnes. Se veían las montañas llenas de nieve. Y esta ventana era la de tu cuarto. Del barrio de Santa Cruz eres un rojo clavel. Mi vida solo eres tú, y por jurarte yo eso me diste en la boca un beso y aún me quema, Maricruz. ¡Ay, Maricruz!, ¡ay, Maricruz! Tú Radio ¿Tú te quieres morir? Es Maricruz la mocita, la más bonita del barrio de Santa Cruz Radio ¿Quieres que yo te ayude a morir? El viejo barrio judío, rosal florido, le ha dado rosas de luz. Y desde la Macarena Radio Espera, que yo vuelvo enseguida. Pues su carita morena hace a los hombre soñar. Y una noche de luna el silencio rompió, la guitarra moruna y una voz que cantó: ¡Ay, Maricruz, Maricruz!, maravilla de mujer; Mira, aquí lo guardo. Es un veneno terrible. Una cucharadita de estos polvos puedes matar a un elefante. Mi vida solo eres tú, y por jurarte yo eso me diste en la boca un beso que aún me quema Radio Sí, un veneno terrible, mortal. “¡Ay, Maricruz!”. ¿No quieres? (NIEGA) Pero si antes me dijiste que sí. ¿No? ¿Por qué no? Como quieras. “¡Ay, Maricruz!”. Roni Radio Roni. ¿Estás malito? ¿Qué te pasa? Pobrecito. Pobrecito Roni. Pero yo te voy a cuidar. Verás que pronto te vas a poner bien. Roni Radio Roni. Roni Radio Roni. Está muerto. Toma la estampa. En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo, amén. Padre Nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad así en la Tierra como en el cielo Radio ¿Qué pasa cuando alguien se muere? Déjame en paz. No seas así, yo otra vez a ti te he hecho un favor. No le pasa nada, que se muere. ¿Que se muere? Es que yo no comprendo una cosa, que cómo se muere. Yo que sé. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¿Hola, Ana, qué haces? Nada. ¿Sabes si tu tía está en casa? No lo sé. Creo que sí. Está bien, y lávate la cara si no quieres que a Paulina le dé un berrinche. Gracias. Cuando me casé con ella me equivoqué, Paulina. Entonces no sé, yo pensaba que el amor era más poderoso que nada. Y que bastaba que nos quisiéramos para que todo marchara bien. Pero pronto me di cuenta de mi error. Mi matrimonio ha resultado un completo fracaso. Cada uno lleva su carga como mejor puede. Pero yo no estoy dispuesto a resignarme, a bajar la cabeza como si nada pasara y adelante. Eso no. Bueno, no sé si te estoy aburriendo con mis problemas, perdóname. Que va, todo lo contrario. En fin tampoco tiene ya demasiada importancia. Bueno, cuéntame lo que haces tú. ¿Qué es de tu vida? ¿Yo? ¿Qué voy a hacer? Nada. Estoy todo el día encerrada en casa, hasta que las crías no vayan al colegio Radio Yo creo que debes salir más. No puedes quedarte encerrada entre estas paredes toda la vida. Una mujer como tú, todavía tan joven Radio Gracias, Rosa. ¿Qué hacen las crías? Estamos guardando cosas del despacho del señor. No sabes el desastre que era esta casa. En mi vida he visto un desbarajuste mayor. En fin Radio Si no fuera por Rosa. ¿Quieren algo más? No, gracias. Ah, sí, no toques las vitrinas, quiero hacerlo yo personalmente. ¿Un poco más de té? Gracias. Quítate de en medio, por favor. Oye, Rosa, ¿la guerra de España cuándo terminó? Creo que en . ¿Y qué hacía papá en la guerra? No estoy muy segura. Sí. Tu madre me contó que se fue de voluntario. Luego estuvo en el frente de Rusia, con la División Azul, allí fue donde le dieron en la pierna. ¿Qué haces tú con eso? Pon esa pistola donde estaba. Es mía. Déjate de tonterías y pon eso donde estaba. Papá me la regaló un día. Pregúntaselo a Irene. ¿A que es mía? Sí, es verdad. A mí me regaló este rifle y a Ana esa pistola. Y a mí la bandera de la legión. Dejaros de tonterías y poner eso donde estaba. Las armas las carga el diablo. No me hagáis hablar más. Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita. Déjate de gaitas. Pregúntale a tu tía qué piensa de que te quedes con esa pistola. Anda, pregúntaselo a tu tía. A ver qué te dice. ¿Cómo no lo voy a recordar? Fue en el verano de . Tú estabas destinado en Capitanía. Ves como todavía me quieres. Sí, siempre me has querido, Paulina, y yo a ti también te quiero. Te quiero Radio (JADEA)



Anuncios

Deja un comentario