Ángel Guardián 93.7 FM

Ángel Guardián 93.7 FM, Online Ángel Guardián 93.7 FM Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

No, no se trata de Radio salarios, honorarios y cosas por el estilo. Sólo siéntese. Hay algo que tengo que decirle. Buenas noticias, espero. ¿Por cuánto tiempo usted conoce a este tipo? ¿A mi yerno? Sí. ¿Por qué? Quiero saber si lo conoce bien. Bueno, hace unos dos años que pidió la mano de mi hija. ¿Ha preguntado por él? ¿Conoce a Majid? Si hay algo que sepa, digámelo. Cuando mi esposa y yo nos mudamos de aquí, fuimos a un lugar que Radio el inquilino anterior era Radio ya sabe, una mujer de la calle. Una noche, cuando llegué un poco tarde. Mi esposa estaba sola en la casa. Una de esa gente del bajo mundo, relacionado esa mujer, entró a mi casa. Cuando mi esposa estaba en el baño. El idiota entra en el baño. ¿Quien? Ese bastardo yerno suyo. Ahora, ¿cómo sabe que fue Majid? Cuando mi esposa comenzó a gritar, el sujeto escapó, pero Radio tenía tanta prisa que dejó su camioneta. Lo encontré por su camioneta. Fui a donde él trabaja. Yo quería ir allí, agarrarlo Radio y avergonzarlo delante de todos sus compañeros de trabajo, pero Radio no tuve el coraje de hacerlo. Esta camioneta cambia mucho de manos en esa panadería. Por eso le pedí que viniera aquí. Para hablar con él, y preguntarle Radio si era él o alguien más. Majid no es así. Si descubro que ha sido él, lo calcelaré todo. La boda y todo. ¿Cómo está su esposa ahora? No sé qué decir. Déjeme hablar con él esta noche. Llámelo y digale que quiero hablar con él. Digale que venga aquí, quiero preguntarle si lo ha hecho. Bueno, es solo que él ha ido con mi esposa y mi hija, para las compras de la ceremonia del “intercambio de votos.” Bueno, al menos llámelo. Pregúntele quién tenía su camioneta esa noche. ¿Cuando pasó esto? Hace unas dos semanas. De acuerdo, así que déjeme hablar con él esta noche Radio Oh mi Radio Pero, quiero hablar con él, señor. Espere un momento, quiero hablar con él. Llámelo. No tengo su número en mi teléfono. Yo lo tengo. Cuando digo que lo llame para que venga aquí, es porque no quiero Radio ir a la panadería, y hacer una escena frente a sus compañeros de trabajo. Deje que me asegure que se trata de él. Tengo que hablar con él, de tal manera que me de una respuesta. ¿Qué tal si lo llamo yo mismo, eh? ¿Quiere que lo haga? De acuerdo, déjeme marcar su número. Hola, ¿Majid? Hola hijo Radio ¿Dónde se encuentran? Sí, estoy aquí con él. ¿Quién está contigo? Escucha, cuando estés solo, llamame. Quiero decirte algo. Llama a mi móvil. No lo tengo memorizado. Pideselo a Moj’gan. De acuerdo Radio no es nada Radio Adiós. Dijo que le llamará cuando esté solo. ¿Qué hace usted? Trabajo con este auto de Majid. Es su camioneta. Vendo ropa en la parte trasera de la camioneta, por las noches. Y no salgo de día, por causa de mi corazón. Y, ¿por qué no tiene el número de su yerno? Bueno, no solo yo. No sólo él, sino mucha gente. ¿Acaba de comprar este móvil suyo? No. ¿Por qué Radio su yerno no tiene su número? Acaba de decirle que lo consiguio de otra persona, ¿eh? No lo sé, hombre, no lo sé. Estoy todo jodido ahora, que ni siquiera recuerdo mi propio nombre. Espere un segundo, hombre. No se abrirá. No tan rapido. Espere un minuto. Si está de acuerdo, quiero que se quite los zapatos. ¿Para qué? Quiero ver su pie. Señor, soy tan hombre como su padre, ¿me está diciendo que me quite los zapatos? ¡Abra la puerta, y déjeme ir! No le hice nada. ¿Porque está hablando así? Tómelo con calma. Sólo quítese los zapatos por un momento. Entonces, abriré la puerta para que se vaya. ¿Por qué debo quitarme los zapatos? ¡Abra la puerta! ¡Cállese! Venga aca. Vamos allá. Siéntese en la escalera, por un segundo, quítese los zapatos. ¡Siéntese! ¡Siéntese! Sólo siéntese, ¿de acuerdo? Quítese los zapatos, por favor. ¡No me estoy sintiendo bien, simplemente no! Bueno, déjeme ayudarlo. Me lo quitaré, está bien. Me lo quitaré. El otro, quítese el otro también. Sus calcetines también. Señor, ¿qué quiere de mí? ¡Quitéselos! Dije que se quite los calcetines. Déjeme hacerlo yo mismo. ¡No! ¡Déjeme! ¡déjeme! ¡Hola, Siavash! No, estoy un poco ocupado ahora mismo. ¿A qué hora es? No, yo estaré allí.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.