Ángel Guardián 98.9 FM

Ángel Guardián 98.9 FM, Online Ángel Guardián 98.9 FM Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

De nuevo, buen trabajo. Ya pescaste al pez gordo. ¿Hay algo para mí? De tu casa. De tu esposa. Esencia de lavanda. Así te cautiva. ¿No la vas a abrir? Yale es dentro de unos días. Es muy importante Radio Nueva York Radio valiente zorra eres. No decepcionas. ¿Dylan Radio Dylan? ¡Dios! No me hagas esto, Dylan. ¿Ni se te ocurra Radio ? Por favor, John. Recepción. ¿Diga? Por favor Radio ¿Diga? ¡Joder, John! ¿Qué has hecho? ¿Y la Tercera Avenida? ¿Los Rojos la robaron durante la noche? Buen día, es el condado de Fairfield. Cuarenta y siete millas al norte. Esto era de mis padres. Veraneábamos aquí. Pero ya casi no vengo. Ruiseñor materialista en aislamiento. Faltan tres días para Yale. Quiero que estés preparado. Hablas como si fuera un toro de concurso. Nueva York no era Radio compatible. ¿Con qué? Contigo. Ya veo Radio ¿Y no puedo opinar? Ya oíste al médico. Sí. Le gusta mi obra. Sabes que, la frivolidad es la forma más inútil de vicio intelectual. Ah, pues si es un vicio, al diablo con la virtud. ¿Qué desayunamos? Hay una tienda en el pueblo. Compraré comida. Chocolatinas, Tootsie Rolls, Baby Ruths, Y Milks Ways Radio Ahora podríamos estar en Moiphy. Compartiendo copa y canción con espías internacionales, y chicas con nombre de chocolatina. Tendría que despegarte del suelo, y cargar contigo. Si no recuerdo mal, fui yo quien cargo contigo. Si buscas whisky, no hay, ni cerveza. Al menos tendrás un par de bailarinas escondidas en alguna parte. ¡Salid, guapetonas! Enseñadnos los melones y os cantaré una canción danesa. Dylan, siéntate. Tenemos que repasar la gira. Tengo ideas para modificar los recitales, con obras de otros poetas como sugeriste. No puedo, necesito distracción. Me trajiste aquí y te veo como un maestro de ceremonias. Manténme entretenido. ¿Esto puede esperar? Por favor. Debo advertirte, que me enseñó mi padre, que fue Campeón Amateur de la Costa Este durante cinco años. Sabes que, si esto es tan horrible para ti, y quieres distracción Radio ¿Por qué no la abres? ¿Qué tengo que hacer? ¿No sabes jugar? ¿Por qué no lo dijiste? No me preguntaste. Bien, veamos. Los de adelante son peones Son como defensas Las piezas de atrás son como ‘quarterbacks y linebackers’ Radio Hablas de rugby, me suena a chino. ¿Qué hace el caballo? El caballero. Parece un caballo. Lo sé, pero es un caballero. ¿Cuando un potro no es sólo un potro? Cuando se se junta con otro. Me lo contó mi hijo mayor. Se ríe siempre. Se mueve así, en forma de L. ¿Y tu que te cuentas, chico? Aquí desentonas bastante. Perdí la pieza de ajedrez. Este pequeño iba de regalo en los cereales. Lleva aquí desde entonces, luchando por sus reyes. Y ese es el rey. ¿Tendrá mucho poder? No tanto como la dama. La pieza más potente. Puede atrapar cualquier pieza en juego del oponente. La hembra de la especie. No conoces a mi mujer. Deberías abrir esa carta. Y tú meterte en tus cosas. El objeto del juego es dar jaque mate al rey. Dejarlo en una posición indefendible, sin escapatoria. Se que se siente. En fin, ya Radio Iré explicándote más detalles a medida que juguemos. Pero esas son las reglas básicas Radio ¿Está claro? Cristalino. ¿Alguna pregunta? Sólo una. Dispara. ¿Dónde puedo conseguir un sándwich de pastrami? El paraíso. Es una forma de llamarlo. Dos de fritas, huevos revueltos Tostada con mantequilla y también mermelada. Una de salchichas y puré, agua sin hielo. Cola con sirope de chocolate, y una de costillas Hola. ¿Que tal? Soy amigo de John. ¿Qué John? John Malcolm Brinnin. Él. ¿Quieren comer? Un sándwich de pastrami Radio No, gracias. Un helado, por favor. Vale y dos colas Y un Bourbon también Ponme dos colas, y un banana splitz. Y un whisky. Vamos a jugar, ¿y esa canica? ¿El Pinball? Pinball. ¿Te gusto? ¿Soy irresistible? La aviso, puedo romperle el corazón. Forastero rarito. Y con una caricia de su mano se fue. De nada. Jesús, ¿eres tú? Ya he vivido mas que Jesús. ¿Y por qué la guardas? Se te ve tan Radio Delgado, la mitad de ahora. Sí Radio y más guapo. Sí, más guapo. Es una verdadera pena. Increíble. ¿Que pasó? ¿Todas las tías en este pueblo de van a por mi?


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.