Conexion 98.1 FM

Conexion 98.1 FM, Online Conexion 98.1 FM Radio en vivo internet
Online Streaming

¿Dylan? ¡Mire por dónde va! No te enfades conmigo. No seas malo. Estaba perdido sin ti. Nunca estuve tan Radio ¿Contento de verme? enfadado y molesto, en realidad. Te presento a Mickey. Que te jodan marica. Por favor, mi robusto amigo. Se bueno, hemos echado un pulso. ¿Y cómo ha ido? He quedado segundo. Así que Radio ¿invitas tu? Cielo santo Para mí y para mi nuevo amigo. Brebaje negro, ¿no? ¿Huevos? Si, te va a encantar. Yo no quiero huevos en Radio Por las luces que apagó la guerra. Y por las mujeres que nos guiaron Por los perdidos Radio y los que aún los esperan. ¡Salud! ¡Bebe, bebe! Bebe, bebe Radio ¡Vamos, John! ¡Siempre he sido fuerte, como un buey! Somos mineros de uñas sucias. Neandertales golpeándose el pecho con espinas en el corazón. Ay, no puedo más. A estas horas de la noche, en el Browns, en el bar de mi barrio, Dai Jenkins gritaría Radio “¿Quién quiere pelea?” “¿Alguien quiere pelea?” ¡Eh, tú, baja la voz! ¿Que la baje? ¡Si ya me cuesta lo mio levantarla! ¿Qué has dicho? ¿Quieres que vaya te parta la cara? Estaría bien. ¿Eso quieres? ¡Ven a intentarlo, no tienes ni media ostia! ¿No es cierto, John? ¿De dónde sale todo eso? Las palabras. ¿De qué manantial brotan? De ninguno. Nadie es tan misterioso. Estoy divirtiéndome, John. No lo estropees. No lo estropeo. ¿Por qué echarlo a perder? ¿Etiquetándolo? Lo siento. Lo siento. Soy un granuja horrible, que no sabe tener amigos, ni beber. Perdona. ¿Cuánto voy a ganar? Bastante, seguro. Revisan las cuentas mañana. ¿Quieres que llame un médico? Diga. Vaya escenita la de anoche en casa de Harvey. No puedo decir que me sorprendiera. Estaba borracho, Jack. Sobreextimulado. Ya lo creo que lo estaba. Deberíamos cancelar la lectura de esta noche. No, Jack. ¡Por Favor! No hay motivo para decir que no actúe. No lo traje para ir a fiestas. No. No, no lo trajimos para fiestas Espero que tengas estómago para esto, John. Nos vemos luego. Gracias, Jack. Dylan, la última vez que te vi, eras un ángel. Ahora mírate. Si, ahí lo tienes. Que tragedia, que gran pérdida. Las cosas que podría haber echo contigo Radio por ti. Un caso perdido. Lúcete, muchacho. Intenta lucirte. Aviso, faltan cinco minutos para el espectáculo. Cuida de él. Damas y caballeros, por favor, tomen asiento. La actuación comenzará en breve. Adiós. ¿Me harás salir? ¿Todo bien, señores? Por supuesto. Su público le espera, Sr. Tomas “Si me hiciera cosquillas el roce del amor una niña tramposa que me robó a su lado e irrumpió por su pajar rompiendo mi cordón vendado, si ese rojo cosquilleo como al parir el ganado, persistiera en rasgar una carcajada de mi pulmón no temería yo ni a la manzana ni al diluvio ni a la mala sangre de la primavera. ¿Que será macho o hembra? preguntan las células y como un fuego suelta en la ciruela. ” Obviamente necesita reposo y un cambio radical de estilo de vida, si quiere tener la oportunidad de luchar. ¡Soy un borracho! Ya lo sabe. Lo sé. ¿Se ha comunicado a su familia? ¡A ellos no los metas! Debe hacerlo Radio Ni usted ni yo podemos solucionar esto. Envié una carta a su llegada pero eso es todo. Quizá debería llamar. Sí, debería. Doctor, tenemos compromisos dentro de unos días. Compromisos importantes. ¿Importantes? Yo no puedo impedirlo, sólo aconsejarle. Desde ahora y hasta entonces no lo pierda de vista. Nueva York lo está matando. Fue un placer, Sr. Tomas Soy un gran admirador de su trabajo. Buenas noches. Dylan, ¿estás bien? Por favor sal, tenemos que hablar. Pensé que te encontraría aquí. Me he permitido recoger el correo de tu oficina. Creo que esta es para Dylan. Es de Radio Caitlin Tomas Enhorabuena por la actuación de esta noche. Vaya éxito, las entradas se venden como rosquillas. ¿Dónde está Dylan? En el cuarto de baño. No se encuentra muy bien. Ah, caramba. Se que la próxima lectura es en cuatro días. Pero puedo montar otra Antes Radio No, no, gracias. Se necesita algo de tiempo para prepararlo y trabajarlo. Es cierto. No queremos matar a nuestro hombre Os veo en cuatro días. ¿Perdón? En Yale, John. Yale. Mi alma Mater. Les prometí una lectura privada. Bien. Y esta, no quisiera fastidiarla.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.