102.9 FM XHRPU

102.9 FM XHRPU, Online 102.9 FM XHRPU Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

a la calle por un buen motivo. ¿Qué buen motivo? Por eso tenían la residencia. En vez de enviarlas a prisión. Tengo que hacer esto. Tengo el mejor motivo del mundo. Si me encierra, mi marido morirá. ¿Tiene marido? Está enfermo. No encuentro trabajo. Necesito dinero para él. Suponiendo que la deje irse Radio ¿Promete que nunca volverá a hacer esto? Sí, claro que lo prometo. Y en cuanto me dé la vuelta Radio ¿Qué podemos hacer si nos enfrentamos Radio ? Entonces tiene que venir conmigo. ¿No ve que daría mi corazón y mi alma por cumplir esa promesa? Usted también podría. No va a ser buena para su marido durante seis meses. De acuerdo, lo prometo. Y cumpliré mi palabra. Un momento. Bese la cruz. Ante Dios prometo que nunca Radio Nunca. ¿Seguro? Prometo que nunca volveré a hacerlo. Oiga, ¿es usted católica? No, presbiteriana. Bueno, supongo que si un pagano besa la cruz también es correcto. Va a venir conmigo. ¡Pero ha dicho que me dejaría! Vamos. Se lo he prometido, ¿no? Vamos. ¿No me va a soltar? ¡Por favor! ¿Está familiarizado con la Ordenanza Municipal nº .? Creo que no. Su toldo sobrepasa en cms. lo que la ley permite. Bueno, eso costará unos dólares cambiarlo. Muy bien. Mire a esta jovencita. Si ella trabajara aquí de camarera, Radio cada vez que pasara yo le sonreiría a ella. En vez de mirar su toldo. Son las seis en punto, Carol. ¿Cansada? Pues claro. Aquí tiene, Sra. Wade. Oh, gracias. Siento que no haya más. No me ha oído quejarme, ¿verdad? No, señora. Buenas noches. Bueno, bueno, ¿cómo está la pequeña señora esta noche? Estoy bien. Gracias, Sr. Clancy. Su marido, ¿está mejor hoy? En realidad ha empezado a caminar. Estupendo. Entonces ahora debe ser completamente feliz. Sí, soy feliz, pero Radio ¿Pero qué? Estoy agradecida por haber podido cuidar de Bill cuando me necesitaba. Pero ahora que está mejor Radio Hay algo que Radio Sé lo que quiere decir. Más paz a su mente. Buenas noches, Sr. Clancy. Buenas noches. Lárguese. Hoy no quiero trapos, huesos ni botellas. Yo Radio ¡Tony! ¡Bill! Oh, te he buscado por toda la ciudad. Me ha llevado semanas encontrarte. Es más barato mudarse que pagar el alquiler. Pero me has encontrado, lo que hace el día perfecto. Bueno, ¿cómo está el niño metalúrgico? Oh, genial, Bill. ¿Qué ocurre? No habrás estado enfermo, ¿verdad? Oh, no, no. Sólo un dolor en el estómago. Cuando un camión que conducía me dejó atrapado. ¿Estabas conduciendo un camión? Cielos, Bill, las cosas han debido de ser bastante duras para ti. Los últimos seis meses no han sido un lecho de rosas. No hay autopsia, hablemos de otra cosa. ¿Cómo estás? Muy bien. ¿Con quién crees que me tropecé la primera noche en la ciudad? No lo sé, ¿quién? Aquella chica con quien casi te casaste, Carol Morgan. ¿Carol? ¿Dónde? Siempre dije que acabaría en las calles y lo ha hecho. Intentó ligarme. “Hola, señor”, y cuando vio quién era Radio ¡Oh, chico! Y yo le contesté “¡Aléjate de mí, zorra!”. Bill, sé que es un shock. ¿Imaginas si te hubieras casado con ella? ¿Cómo te sientes ahora? No hables. No te lo tomes tan mal, Bill. Piensa que te libraste. Carol y yo nos casamos hace seis meses. ¿Quiere hoy trapos, huesos o botellas, señor? Oh. Hola, Tony. Oh. Ya veo que se lo has contado. Siento que haya sido así, Bill. Iba a contártelo. Sólo estaba esperando a que volvieras a trabajar. Así podría contártelo y luego marcharme. Está bien. Sé cómo te sientes. No esperaba que te sintieras de otra manera. Lo sabía cuando yo Radio Cuando lo hice. Y si tuviera que hacerlo de nuevo, Radio sería exactamente igual. Así que me iré. Bill, esto es horrible. ¿Horrible? Sí, sí, es horrible. Pero es maravilloso, Tony. Le debo la vida. Le debo todo lo que la vida pueda significar para mí. A Carol. Hemos pasado hambre juntos. Ella ha cocinado para mí, ha lavado mi ropa. Ha cuidado de mí. Y ahora Radio y ahora esto. Me preguntaba de dónde venía el dinero. Debe haber soportado mucho para mantenerme vivo. Carol, no puedes irte. No podría vivir sin ti. Tengo que irme, Bill. ¿No lo ves? Tengo que irme. Esto nunca sucedió. No existe, terminó, se acabó. No. Ojalá fuera así. Sólo estás siendo noble, Bill. Dices eso por gratitud. ¿Gratitud? ¿Qué tiene que ver la gratitud con esto? La gratitud es para cosas pequeñas. No puedo quedarme, Bill, no puedo quedarme. No puedes irte. No puedes irte, mis brazos te rodean y son demasiado fuertes. Aunque mis piernas son un poco débiles. Y si lloras Radio Radio no te voy a contar las buenas noticias. Tengo un empleo, un empleo de verdad. Quizá sólo sean ó a la semana. ¿ ó a la semana? Sí, en el negocio de la publicidad. Y no digas “salchichas”. Salchichas, salchichas, salchichas. de un grupo, un flanco, una fuerza aérea como cualquier otra dentro de las fuerzas aéreas de la Armada estadounidense. “Bien, compañeros, nunca hemos tenido una misión fácil allá todavía. Hoy no será diferente. Ninguna escolta, salvo la enemiga. Mantened los ojos bien abiertos. “No apaguéis el intercomunicador. Ahorrad munición y haced de cada disparo, un blanco.” “Y cuéntame qué pasa por atrás, Quinlan.” “Manteneos atentos, y [Memphis Belle] os traerá de vuelta, como siempre.” Han completado misiones aquí, en el escenario más difícil de la guerra aérea, la gran liga de la batalla de las nubes. Su experiencia no tiene parangón. Así pues, si el Memphis Belle regresa esta tarde, serán enviados para enseñar lecciones básicas en los entrenamientos de miles de soldados en casa. Al decir “casa” nos referimos a América [USA]. Este es un frente de batalla, como ningún otro tanto en esta como en cualquier otra guerra. Sin ejércitos de monstruos, ni cañones atronando. Sólo el rugido de los motores de los bombarderos, azotando el silencioso paraje. Este es un frente aéreo. Las ruedas del Memphis Belle se elevan sobre la tierra por vigésimoquinta vez. El suelo aliado de Inglaterra, con sus granjas y cabañas, sus casas de campo, rodeadas por jardines y parques, que los Americanos sólo conocen por los clásicos que leían en el colegio. La Inglaterra de pueblos y ciudades, cuyos habitantes han defendido la libertad de su isla durante más de mil años. Sin embargo, hoy su campiña ha cambiado.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.