Radio UJED 100.5 Fm

Radio UJED 100.5 Fm, Online Radio UJED 100.5 Fm Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

Subiré al Yukón otra vez. Cada vez que te pones tan sarcástico sé que eres infeliz. ¿Bill Wade infeliz? Me alegro de haber recibido el golpe cuando todavía soy joven. No duele tanto. Me refiero a esa chica. ¿Chica? ¿Qué chica? Carol. ¿Vamos a ser un par de machos fuertes y silenciosos y no hablar más de eso? Ella no es buena, Bill. Es de clase fría y mercenaria. Nacida para ser una cortesana. Y acabará en las calles. ¡Basta! Basta o tu hermano mayor te lavará la boca con jabón. ¿No ves que ella es sólo fachada? Por dentro no tiene auténtico carácter. Ella está bien, Tony. Es sólo que todavía no lo sabe. Tal vez esto será una lección para ella. “Midland Express preparado en el andén “. Es el mío. Paga tú el café, ¿vale? Tu tren no sale hasta las nueve. No te molestes en venir. Ya hemos tenido bastantes hola y adiós por hoy. Te vas a cuidar, ¿verdad, Bill? Claro, adiós y buena suerte. Si quieres ponerte en contacto, Radio envíame un telegrama al club. Me encontrarán. Adiós, Bill. Corta esa cosa llorosa. Tu hermano mayor tendrá que pegarte en la mandíbula. Adiós. Hasta pronto. Sra. de Taylor Bartlett: Reconsiderada y feliz de aceptar su invitación. Llegada martes. Carol Morgan. NOTAS DE SOCIEDAD La Srta. Carol Morgan es huésped Radio Radio en casa del Sr. y la Sra. Devereau Bolton. El Sr. y la Sra. J. Gardiner Naish Radio Radio han recibido la visita de la Srta. Carol Morgan. La Srta. Carol Morgan es la invitada Radio Radio del Sr. y la Sra. Peter M. Blainey de Chicago. Pagaré a la Sra. de Peter M. Blainey la suma de . dólares Radio Radio el día de marzo. Carol Morgan. Hagan sus apuestas, damas y caballeros. No va más. Número . Negro y par. ¿Qué ocurre, Srta. Morgan? ¿No apuesta? No puedo decidirme. El no ha salido esta noche. Apueste al , está destinado a caer esta vez. ¿Cómo lo sabe? Bueno, es mi casa y es mi ruleta. Escucha, amigo. Echa esa píldora en el o no trabajarás más aquí. Adelante entonces. Hagan sus apuestas, damas y caballeros. No va más. Uno rojo. Falta. Mala suerte. ¿Qué son un par de cientos para Carol Morgan? Siga apostando al . Todo en el mundo llega hasta usted. Si espera lo suficiente. No siempre, Sr. Blainey. Oh, Bill, ¿dónde estás? Nunca supe lo afortunada que era cuando querías que me casara contigo. Afortunada, sí. ¿Sí, Sra. Blainey? Srta. Morgan, estoy sorprendida. ¡Estupefacta! Ha estado pidiendo dinero a mis amigos y me siento ofendida Radio Se lo devolveré a todos. Ciertamente. ¿Y cómo, si puedo preguntar? Bueno, estoy Radio Radio esperando un cheque de un amigo de Nueva York en cualquier momento. ¡Qué gracioso! Le di . dólares por el privilegio de decir que Carol Morgan era mi invitada. Usted me estafó. Su nombre ya no vale nada. Sólo es una mendiga social. ¿Cree que vendría aquí por . dólares Radio Radio o por . dólares si tuviera otro sitio a donde ir? He vivido, gorroneado y pedido prestado a mis amigos hasta que me odiaron. Y a eso, Sra. Blainey, le debe el privilegio de tenerme como invitada. He hablado de esto con mi marido. Usted se va de aquí mañana. Me iré de aquí esta noche. Eso es aún mejor. Eh, eh, ¿qué está haciendo? ¿Eh? No hay nada como un paseo para coger el sueño. Oh, un vaso de champán a mí me causa el mismo efecto. ¿Quiere uno? No, gracias. Es malo para la figura. Eh, debe ser un paseo muy largo. Lleva el camisón puesto. ¡Oh, mi joyero! Nunca me abandona. No se puede confiar en el servicio en esas tiendas baratas. Suponga que alguien está escuchando. Siéntese, quiero hablar con usted. Sr. Blainey, es muy tarde. Y la situación comprometida. ¿Le ha dicho mi mujer que se vaya? ¡Qué va! Me suplicó que me quedara. Así que va a huir esta noche. Salir, Sr. Blainey. ¿Y no tiene ni un centavo en el mundo? Ni siquiera un billete de tren. Chica, la admiro, tiene redaños. Oh, Sr. Blainey, un caballero diría agallas. Vamos, siéntese y deje de fingir. Siéntese. Bueno Radio Sabe, yo no soy un caballero. Le guardaré el secreto. Pero quiero serlo. Y usted puede mostrarme el camino. Creo que hay un libro publicado: “Cómo ser un caballero”. Papel, cincuenta centavos. Cuero, dos dólares. Oh, basta ya. Estoy loco por usted y quiero darle el trabajo. Las horas son demasiado largas, Sr. Blainey. No finjo estar enamorado de mi esposa. Pero es mi esposa. Le he dado los mejores años de mi vida. Y mientras ella se porte bien, yo cuidaré de ella. Lo primero que un caballero aprende es evitar mencionar sus asuntos domésticos. Siéntese, siéntese. Sé que está en contra. Pero es usted maravillosa. Una auténtica dama. Vaya Radio De no ser por la depresión, no estaría con una dama de clase alta como usted. Es un viento malo. Pero la depresión ha terminado, Sr. Blainey. Ahora está activado el pánico. Así que no creo que me preocupe de comprar sus violetas. Soy un jugador nato, Srta. Morgan. Sigue jugando al , Sr. Blainey. Y quiero ayudarla. Aquí tiene mil dólares. Sr. Blainey, no puedo aceptarlo. Ya está bien. No hay ataduras. Me lo devolverá cuando pueda. Adiós. No compre ese libro, Sr. Blainey. Es usted un caballero, como nunca he visto uno. Sabe, mi esposa no estaba irritada con usted. Sólo estaba celosa de la competencia de clase alta.


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.