98.1 FM La Poderosa

98.1 FM La Poderosa, Online 98.1 FM La Poderosa Radio en vivo internet

Añadir a su sitio.

¿Y sabes qué? Podemos mudarlo más cerca de la iglesia, para que tenga una ubicación más céntrica. Todos podrían verlo todo el tiempo, día y noche, y podría ser una gran fuente de inspiración, Leo. Leo, dime lo que piensas, ¿si? Porque creo que Dios te ha dado Radio una gran oportunidad aquí, y no queremos desperdiciarla. Te ofrecería café, pero todavía estamos sin agua. ¿Todo bien? Sí. ¿Cómo actuó la gente cuando morí? ¿Por qué preguntas? No lo sé. Solo curiosidad. ¿A alguien le importó? Supongo que sucedió tan rápido Radio Bueno, debo irme a casa. ¿Te veré mañana? No. Puedo terminar todo por mi cuenta. ¡Leo! Debes ayudarme. Leo está aquí. Está bien, ahora. Está bien, Rosita. ¡Vamos, haz algo! ¡Ayúdala! Rosita. Rosita. Rosita, quédate conmigo. Quédate conmigo, Rosita. Rosita, Rosita. No te vayas, Rosita. No, no, Rosita. No, no, no, no. Respira. Respira, Rosita. No, no, no, no. No, no Radio Fuera. Fuera. ¡Fuera de aquí! ¡Rosita, Rosita Radio ! Pero no lo entiendo, ambos estaban tan entusiasmado con ello. Es que no veo para qué traer a un niño Radio a tanta tristeza. Es natural llorar la muerte. ¿Acaso no lloró Jesús al pobre Lázaro? No debemos renunciar a la esperanza. ¿Cómo está él? Nada bien. Ha estado sentado allí toda la noche. Pedro Radio ¿Por qué tienes ese machete? Pensé en matar a su madre. Hacerle sentir lo que yo siento. Es solo un muchacho, Pedro. ¿Y cuándo lo decidiste? ¿Qué estás haciendo? Soraya y yo nos vamos del pueblo. ¿Cuándo? Hoy. Ahora. No, hijo, no puedes hacer eso. No ahora. La gente te necesita. No puedo hacer nada por ellos. Ahora escúchame, hijo. La gente está confundida. Necesitan algo en lo que creer, ahora. Sí, bueno Radio Ese es su trabajo. ¡Escúchame! No puedo hacerlo solo. Ahora, ayúdame a traer ese barco a la iglesia, y muéstrales que no te has rendido. Yo haré el resto. Les debes mucho. ¿Padre Douglas? ¡Con cuidado! ¡Con cuidado! ¡Despacio! ¡Con cuidado! ¡Con cuidado! ¡Con cuidado! Así, así. ¡Un poco más! ¡Un poco más, y lo conseguimos! ¡Así! ¡Con cuidado! ¡Vaya! ¡Ya está! Está allí, con Leo. ¡Se los dije! Leo. Estamos haciendo lo correcto. ¡Allí está! ¡Los está ayudando! ¡Aléjense de mí! ¡Aléjense de mí! ¡Basta! ¿Qué coño están haciendo? ¡Fuera de allí! ¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme, por favor! ¡No dejen que se queme! ¡Ayúdenme! ¿Qué pasa con ustedes? ¡Ayúdenme, por favor! ¡No podemos dejarlo arder! ¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme, por favor! ¡Por favor, ayúdame, por el amor de Dios! ¿Qué están haciendo? ¡Vengan a ayudarnos! A veces pienso en lo diferente que podrían ser las cosas Radio si esa ola hubiera golpeado en medio de la noche. Todos los niños hubieran estado seguros en sus camas. Al día siguiente todos estarían tan agradecidos, al darse cuenta de que se había evitado una tragedia. ¿Puedes imaginarlo? La gente hablaría de ello durante años. !¡Qué milagro!”, dirían. ¡Qué milagro! La misma ola golpea el mismo edificio, solo que en un momento distinto. Toda mi vida he creído en los milagros. Ahora creo que un milagro es Radio solo una tragedia Radio muy estrechamente evitada de casualidad. Lo siento. Tigo. Leo. ¡Leo! ¡Leo! ¡Leo! ¡Leo! Mamá. ¡Leo! ¡Leo! ¡No! Una vez, el padre Douglas me dijo Radio que todos somos como gotas de lluvia que caen del cielo. “Te sientes solo ahora mismo,” me explicó. Pero algún día, te vas a derretir en el océano, y te darás cuenta que estás conectado a cada gota de lluvia del mundo. Quizás tenga razón. Tal vez todos estamos tratando de derretirnos el uno en el otro. Realmente no lo sé. Pero si alguna vez llego a ese océano, El Sr. Wade durmió un promedio de horas por noche la semana pasada. Me has colgado, ¿eh? Bill Wade, me las pagarás por esto. Bill. De toda la casa, esta parte soy yo. Mira. ¿Te gusta? Sí, sí, colosal. Siéntate un rato. ¿Aquí? Envía un hombre a por mí dentro de cinco minutos. ¿Tienes sueño, Bill? Prácticamente Rip Van Winkle. Tengo unos pies bonitos, ¿no? No puedes esperar que un hombre escriba poesía sobre los pies Radio Radio a las cinco de la madrugada. Bill. Nunca te había visto con los ojos cerrados. Bill. Tengo años y me he cuidado mucho. No bebo. Excepto medio cocktail de vez en cuando. No fumo. Voy a la iglesia los domingos. Y soy muy amable con los animales estúpidos. Y te amo muchísimo. Bill. Cariño. Sé que estás muy ocupado, pero Radio ¿No podríamos coger cinco minutos mañana y casarnos? Oh, Bill, cásate conmigo mañana. Y llévame a Montecarlo, Radio donde podremos dormir bajo el sol, Radio nadar juntos a la luz de la luna Radio Radio y estar completamente solos. Bill. El Mediterráneo es muy azul. Bill. ¡Bill! ¿Te parece bonito dormir cuando una chica te pide que te cases con ella? ¿De verdad te casarías conmigo, Carol? ¿Soy el tonto más afortunado del mundo? No, soy yo. ¿Cuándo? Cuando tú digas. Mañana. Querrás decir hoy, ¿no? Morning Pictorial. Evening News. ¿Podemos ver a la Srta. Morgan? Y el Times quiere su fotografía. No. Vamos Radio Tenga compasión. Cuando la Srta. Morgan dice que no verá a ningún periodista Radio Radio ella quiere decir que no verá a ningún periodista. Después de todo, es el Times. Háganse a un lado. Buenas noches, Sr. Wade. ¡Es Wade! Vamos, cuéntenos algo. Morning Pictorial. Evening News. ¿Qué tal una historia? ¿Cuál quieren? ¿Caperucita Roja o la de los Tres Osos? No: “La nieta de un multimillonario se casa con un publicista en apuros”. Vamos, todo el mundo lo sabe. Winchell se explayó por la radio. Oh, sí, ¿lo hizo? Pueden decir que es el día más feliz de mi vida. Oh, vamos, tenga compasión. Denos un respiro. ¿Podría fotografiarle saliendo de ese Rolls Royce? De ninguna manera. Bueno, ¿y saliendo de su coche? Una foto pequeñita. De acuerdo. Justo ahí, Sr. Wade, por favor. Y sonría. ¿Dónde van a pasar la luna de miel? No habrá luna de miel. El novio está demasiado ocupado. Por favor, Sr. Wade, y sonría. ¿Va a seguir trabajando? No se ofenda, Sr. Wade, sólo preguntaba. Sr. Wade, y sonría. ¿Los novios establecerán su residencia en la mansión Morgan? Los novios van a buscar un apartamento. Por favor, Sr. Wade, ¿podría sonreír? Los lectores quieren saber quién manejará las finanzas familiares. Eso es una impertinencia y me niego Radio


Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.